Último Anime
Último Manga

One Piece: Edge of Time

Foro donde los usuarios pueden demostrar su destreza artística dando a conocer sus fanfics, fanart, poesia, historietas...

¿Os gusta mi fanfic?

2
67%
No
1
33%
 
Votos totales: 3

Avatar de Usuario
Kuroashi o
Cabo
Cabo
Mensajes: 446
Registrado: Mié Ago 24, 2016 11:01 am
Ubicación: Wano
Edad: 16
Sexo: Masculino

One Piece: Edge of Time

Mensajepor Kuroashi o » Dom Feb 04, 2018 5:21 pm

Autor: Kuroashi o

Trama:
Spoiler: Mostrar
Monkey D. Luffy siguió los pasos de Gold Roger, el legendario Rey de los Piratas. Con sus poderes de goma y una voluntad férrea se echó a la mar y logró derrotar a los 4 emperadores y encontrar el mítico tesoro “One Piece”. Sin embargo el Gobierno Mundial le capturó y ordenó ejecutarlo, mas sus últimas palabras condujeron a más personas al mar.

100 años después, un descendiente suyo partiría con el sueño y destino de ser el tercer y último Rey. Por el camino hará amigos, descubrirá lugares maravillosos, vivirá aventuras, pero sobretodo descubrirá todos los secretos de su mundo.




Links de tomos:


Spoiler: Mostrar
Todavía no hay :v




Aclaro que este es mi primer fanfic así que acepto cualquier crítica o sugerencia. Además el primer capítulo lo he hecho más largo, 7000 palabras, en cambio el resto de capítulos tendrán entre 1000 y 2000 palabras.
Aparte, aquí va a haber una gran cantidad de referencias

La periocidad de los capítulos, hasta nuevo aviso, es de cada 5 días
Última edición por Kuroashi o el Lun Jun 04, 2018 7:18 pm, editado 7 veces en total.
Uwu

Avatar de Usuario
iNeru
Recluta Privado de Tercera
Recluta Privado de Tercera
Mensajes: 52
Registrado: Jue Ene 25, 2018 8:04 am
Ubicación: ~/Otro Universo\~
Edad: 14
Sexo: Masculino

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor iNeru » Jue Feb 15, 2018 7:35 am

Kuroashi o escribió:Autor: Kuroashi o

Trama:
Spoiler: Mostrar
Monkey D. Luffy siguió los pasos de Gold Roger, el legendario Rey de los Piratas. Con sus poderes de goma y una voluntad férrea se echó a la mar y logró derrotar a los 4 emperadores y encontrar el mítico tesoro “One Piece”. Sin embargo el Gobierno Mundial le capturó y ordenó ejecutarlo, mas sus últimas palabras condujeron a más personas al mar.

100 años después, un descendiente suyo partiría con el sueño y destino de ser el tercer y último Rey. Por el camino hará amigos, descubrirá lugares maravillosos, vivirá aventuras, pero sobretodo descubrirá todos los secretos de su mundo.




Links de capítulos:


Spoiler: Mostrar
Capítulo 1:
https://docs.google.com/document/d/1Ma44ZT_sKb9QHIcK_pWutriZjfHVyM405krx5fEFArY/edit?usp=drivesdk&ouid=102433258842824732412




Aclaro que este es mi primer fanfic así que acepto cualquier crítica o sugerencia. Además el primer capítulo lo he hecho más largo, 7000 palabras, en cambio el resto de capítulos tendrán entre 1000 y 2000 palabras.
Aparte, aquí va a haber más referencias que en JoJo
Hola, soy el primero... creo, bueno, he visto un poco por encima y me he fijado que en algunas conversaciones no pones quien esta hablando o quien dice la frase escrita, por ej, esto haces tu:
-¡¿Como?!No puede ser!-
-Lo se... Suena extraño... -
¿Ves? Cuando lo leía me confundía bastante, imagina que hay 4 personas conversando, tendrías que poner quien dice cada cosa. Deberías hacerlo así:
-¡¿Como?!No puede ser!-Dice Juan muy impresionado-
-Lo se... Suena extraño... -Contesta Pepe-
Al menos yo lo veo mas cómodo para el lector.
Aviso que yo, estoy haciendo mi primer fanfic, así que, tampoco te he dado el mejor consejo del mundo, pero igualmente, espero que te sirva de algo... :)
Cuando publique mi fanfic, espero que lo veas, ya que subiré todos o muchos capítulos de una, o al menos subiré el primero y luego pondré los otros.
Suerte en tus próximos fanfics. :D
La gota de agua, no perfora en la roca por su fuerza,
si no por su
constancia.

Avatar de Usuario
Kuroashi o
Cabo
Cabo
Mensajes: 446
Registrado: Mié Ago 24, 2016 11:01 am
Ubicación: Wano
Edad: 16
Sexo: Masculino

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor Kuroashi o » Jue Feb 15, 2018 7:50 am

iNeru escribió:
Kuroashi o escribió:Autor: Kuroashi o

Trama:
Spoiler: Mostrar
Monkey D. Luffy siguió los pasos de Gold Roger, el legendario Rey de los Piratas. Con sus poderes de goma y una voluntad férrea se echó a la mar y logró derrotar a los 4 emperadores y encontrar el mítico tesoro “One Piece”. Sin embargo el Gobierno Mundial le capturó y ordenó ejecutarlo, mas sus últimas palabras condujeron a más personas al mar.

100 años después, un descendiente suyo partiría con el sueño y destino de ser el tercer y último Rey. Por el camino hará amigos, descubrirá lugares maravillosos, vivirá aventuras, pero sobretodo descubrirá todos los secretos de su mundo.




Links de capítulos:


Spoiler: Mostrar
Capítulo 1:
https://docs.google.com/document/d/1Ma44ZT_sKb9QHIcK_pWutriZjfHVyM405krx5fEFArY/edit?usp=drivesdk&ouid=102433258842824732412




Aclaro que este es mi primer fanfic así que acepto cualquier crítica o sugerencia. Además el primer capítulo lo he hecho más largo, 7000 palabras, en cambio el resto de capítulos tendrán entre 1000 y 2000 palabras.
Aparte, aquí va a haber más referencias que en JoJo
Hola, soy el primero... creo, bueno, he visto un poco por encima y me he fijado que en algunas conversaciones no pones quien esta hablando o quien dice la frase escrita, por ej, esto haces tu:
-¡¿Como?!No puede ser!-
-Lo se... Suena extraño... -
¿Ves? Cuando lo leía me confundía bastante, imagina que hay 4 personas conversando, tendrías que poner quien dice cada cosa. Deberías hacerlo así:
-¡¿Como?!No puede ser!-Dice Juan muy impresionado-
-Lo se... Suena extraño... -Contesta Pepe-
Al menos yo lo veo mas cómodo para el lector.
Aviso que yo, estoy haciendo mi primer fanfic, así que, tampoco te he dado el mejor consejo del mundo, pero igualmente, espero que te sirva de algo... :)
Cuando publique mi fanfic, espero que lo veas, ya que subiré todos o muchos capítulos de una, o al menos subiré el primero y luego pondré los otros.
Suerte en tus próximos fanfics. :D


Gracias por el consejo. Cuando ocurre eso es porque están hablando dos personas sin la intervención de un tercero, aunque en ese otro caso pondría el nombre del tercero. Pensé que si quedaba claro que una conversación la llevaban sólo dos personas no sería necesario escribir en todos las frases quien las dice si tan solo van contestándose entre sí.

Por favor, no me abrumes con la cantidad de capítulos de tu fic :suicidio:
Uwu

DolbySurround
Aprendiz
Aprendiz
Mensajes: 14
Registrado: Mar Ene 16, 2018 12:58 pm

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor DolbySurround » Jue Feb 15, 2018 8:12 am

Cualquier parecido con el videojuego SpiderMan Edge of Time es pura coincidencia

Avatar de Usuario
Kuroashi o
Cabo
Cabo
Mensajes: 446
Registrado: Mié Ago 24, 2016 11:01 am
Ubicación: Wano
Edad: 16
Sexo: Masculino

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor Kuroashi o » Jue Feb 15, 2018 4:08 pm

DolbySurround escribió: Cualquier parecido con el videojuego SpiderMan Edge of Time es pura coincidencia



Lo peor es que esa frase es verdad :joint:
Uwu

Avatar de Usuario
Kuroashi o
Cabo
Cabo
Mensajes: 446
Registrado: Mié Ago 24, 2016 11:01 am
Ubicación: Wano
Edad: 16
Sexo: Masculino

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor Kuroashi o » Jue Feb 15, 2018 4:28 pm

Capitulo 1: El comienzo de una aventura
Spoiler: Mostrar
CAPÍTULO 1: EL COMIENZO DE UNA AVENTURA



“Esta historia tiene lugar hace mucho tiempo, en una isla del East Blue. El hombre que lo había conseguido todo en esta vida, Gold Roger, el Rey de los Piratas, fue ejecutado en su isla de origen, no sin antes decir unas últimas palabras que mandaron a las personas a los mares para buscar el legendario tesoro, el One Piece.

Un chico llamado Monkey D. Luffy cumplió su voluntad derrotando a los Cuatro Emperadores y encontrando el famoso tesoro pero sufrió el mismo destino que su predecesor. El 11 de Octubre de 1524, fue ajusticiado en su isla natal, Dawn, ante millones de personas, con las mismas palabras finales que el primer Rey.”


Aquel día había amanecido soleado, en la isla de Dawn, en el Reino de Goa, un patíbulo había sido edificado frente a una gigantesca plaza. Más de un millón de personas se concentraban en dicho lugar, cinco millones a lo largo de la ciudad abarrotada y otras tantas por todo el mundo veían todo transmitido por Den Den Mushis. Todas habían ido para ver la ejecución del hombre más peligroso del mundo, como señalaba el Gobierno Mundial constantemente en el período “World Economics Journal” (WEJ). Había pocos rincones vacíos y todos los tejados fueron ocupados por alguien.
Cuando llegó el momento, todos abrieron un camino por el medio y se giraron. Vieron con detenimiento a la persona que hasta hace poco representaba la más pura libertad, pero que en ese momento avanzaba despacio hacia su muerte. Custodiado por dos guardias escogidos específicamente por el Gobierno Mundial, el que una vez fue conocido como “Sombrero de Paja” recibía todo tipo de muecas y expresiones por parte del público, pero lo que más abundaba era gente abucheando al Rey. Los líderes gubernamentales pensaron en cualquier posible incidente así que enviaron a los tres almirantes y Garp, además de 8 vicealmirantes para vigilar el área.

Cuando Mugiwara se colocó en la posición que le indicaron, pudo observar diferentes personas reaccionando, algunas al descubierto y otras escondidas o encapuchadas:


–¿Por qué has tenido que llegar a esto?– se preguntaba Garp entre lágrimas de verdadero dolor– Podías haber sido un gran marine

–Ni en Sabaody ni en Marineford pensé que pudiera llegar a tanto este niño– decía Kizaru con su clásica lentitud y curiosidad

–Cuando te conocí en Dressrosa, supe que llegarías alto, pero no que tu final sería exactamente éste– expresó Fujitora todavía sorprendido por la situación

–Muere… Bastardo de los D…– aquellas eran las únicas palabras que soltó el heredero espiritual de Perro Rojo como almirante, Ryokugyu

–Mugiwara… Has llegado muy lejos, ahora afronta tu destino– unas tristes palabras las que usó Smoker para intentar reprimir el conflicto interno que protagonizaban sus sentimientos

–A veces pienso… Que Mugiwara tampoco era tan malo como decían…– intentaba decir Tashigi sin que sus superiores se fijaran en su conclusión

–No he podido superar todavía lo de Ace, no creo que pueda aguantar ésto– lo que dijo Sabo, reflejaba perfectamente la tristeza que sentía, por sí la gran cantidad de lágrimas no eran ya algo evidente

–Tranquilo Sabo, me duele decirlo porque es mi hijo… pero Luffy va a ser un ejemplo para el futuro– intentaba contar Dragon, el líder revolucionario sin mostrar sentimientos, como siempre– Quizás, no es todavía el momento de que llegue la luz al mundo…

–Mugiwara-ya… Gracias por todo…– expresaba con gratitud Trafalgar D. Water Law

–Creía que el loco que acabaría ahí el primero sería yo…– decía lamentado y sorprendentemente entristecido el loco de Eustass Kid

–Ahí va un hombre… que no teme a la muerte…– señaló X Drake

–Otra generación perdida…– intentaba expresar Bonney, entre sollozos

–No me puedo creer que el niño de goma haya sido capturado tan fácilmente– decía Crocodile, el primer ex Shichibukai que había derrotado Luffy, dándose cuenta de que el Gobierno tenía que haber hecho algo extraño

–Baka… – decía Perona entre lágrimas– ¿para esto entrenó Mihawk San a tu amigo?


Conforme contemplaba las vistas panorámicas, las últimas de su vida, se nublaba el cielo y poco a poco se oscurecía.


–¿Algunas últimas palabras?


El qué dijo eso fue el jefe de guardias, pero no tenía ningún sentido ya que podría repetirse cierto incidente...
Luffy pronunció unas frases que produjeron diversas sensaciones y efectos, principalmente escalofríos:


–¡¡¡NAKAMAS!!! ¡¡estéis donde estéis, seguid vivos!! ¡¡no podéis morir, de ningún modo!! ¡¡no sólo porque os quiero, sino también porque no podéis fallar vuestra misión!! ¡¡el mundo algún día lo sabrá, sabrá la verdad!! ¡¡gracias por todo, pero aquí se terminan nuestras aventuras y nuestra era!! ¡¡pero llegará el día en que todas las razas y personas puedan convivir!! ¡¡llegará el día en que la libertad exista de verdad!! ¡¡llegará el día en que alguien encuentre el One Piece!! ¡¡buscadlo¡¡ ¡¡encontradlo!! ¡¡cumplid con la voluntad!! ¡¡convertíos en el último rey de los Piratas!! ¡¡LUCHAD POR EL ONE PIECE!!


Cuando terminó de hablar, las espadas de los soldados le atravesaron el cuerpo, dejando sorprendidos a todos. En ese preciso instante cayó un rayo, cuyo estruendoso ruido sonó a la par que las caras de millones de personas cambiaban radicalmente. El Rey de los Piratas… ha muerto…

El silencio se hizo presente, de forma unánime, excepto por la lluvia

–Adiós capitán– pronunciaron levemente todos y cada uno de los miembros de la recién extinta Banda de los Piratas del Sombrero de Paja


–¡¡¡LUFFYYYYYYYY!!!

–¡Sabo! ¡no!– gritó no muy fuerte Dragon


Saltó instintivamente hacia el patíbulo, intentando destruirla en un esfuerzo inútil.

En el G5:


–Al fin has muerto hijo de Dragón, has tardado demasiado…– dijo Akainu, el almirante de la Flota, fumando un puro– Fujitora encargate del niño Revolucionario


El fuego de Sabo fue contrarrestado por un aumento de gravedad provocado por Issho, antes de que éste llegara a la plataforma


–No vas a llegar a ninguna parte, el cadáver de Mugiwara será quemado esta tarde, como hicieron con el de Roger

–¡HYAAA!

–No puede ser… ¿Por qué ese maldito guarda le ha dicho lo de las palabras?– Toro verde no podía comprender cómo había sucedido aquello y se arrepintió mucho de no haber actuado. Tal vez, y solo tal vez, se haya iniciado una nueva era de la Piratería.

–Adiós Mugi Chan, que te vaya bien en el cielo. Y ahora… ¡Vais a pagar por esto Gobierno! ¡Sufrifeis la ira de Bon Clay!– se colocó en pose de pelea y se preparó para atacar con todas sus fuerzas


La furia de los dos de antes aumentó y fueron completamente enserio por lo que la gente salió corriendo por donde pudo. Millones de personas intentaban escapar de la ciudad mientras diferentes personalidades se enfrentaban en un arrebato de ira. Dragon vs Garp, Ivankov vs Tsuru, Law vs Kizaru, Kid vs Ryokugyu, etc, lucharon bajo la lluvia, pero los que de verdad debían haber luchado, no lo hicieron. Los Mugiwara sabían qué había pasado verdaderamente, qué había que hacer y cuál era el significado de todo aquello.
Se reunieron en una esquina


–¿y ahora qué hacemos?– expresó Zoro sin tener mucha idea de cual iba a ser su futuro

–Sé que suena doloroso pero debemos separarnos– dijo Usopp entristecido

–Os echaré de menos a todos– al decir eso, Nami no pudo evitar soltar lágrimas

–No llores Nami Swan, no es lo que Luffy hubiera querido. Él no quisiera vernos tristes

–Yo no sé a donde iré pero os deseo lo mejor a todos– las palabras de Robin poseían sentimientos, lo cual era muy raro...

–Sí, bueno… igualmente, yo volveré a Syrup

–Yo iré a Cocoyashi

–Yo me vuelvo al Baratie, pero antes debo recoger a Pudding Chan

–Seguro que me está esperando la doctora en Drum…

–Water Seven me llama, tengo que enseñarles mis modificaciones

–Yohohoho, yo tengo todavía que cumplir mi sueño

–Debo ir a la Isla Gyojin, no puedo permitir que quede desprotegida

–Seguro que me han echado de menos en Zou

–No tengo mucho que hacer en Shimotsuki, la verdad, pero tengo que ir allí

–Entonces, esta es la despedida. Mejor que no lo alarguemos, lo mejor será que no nos volvamos a ver– hacía mucho tiempo que las palabras de Nami no eran tan tristes

–Chicos, habéis sido lo mejor que me ha pasado. Adiós– dijo Usopp

–Adiós– se dijeron todos...


Los diez se fueron de aquella isla, cada uno por un lugar y medio diferente y no se volvieron a ver jamás. ¿Por qué? Porque todos tenían una misión y no podían fracasar, o la muerte de su capitán hubiera sido en vano.


Los primeros años después de aquello estuvieron llenos de persecuciones y ejecuciones, fueron conocidos como “los Años Oscuros”. Sin embargo, en los siguientes tiempos hubo avances en bastantes aspectos y la economía mundial aumentó considerablemente. En consecuencia, tanto el Gobierno Mundial como los Piratas se fortalecieron y los Mugiwara con el paso del tiempo fueron convertidos en leyendas, que instigaban a cada vez más personas a salir al mar. El mundo cambió de drástica manera, pero el Ejército Revolucionario siguió actuando en las sombras, hasta que tarde o temprano volviera a vislumbrarse una luz de esperanza en el abismo de opresión que había creado el Gobierno y los malvados piratas, que cada vez ganaban más poder. Pero nuestra historia… Comienza 90 años después de la muerte de Luffy, la historia… del tercer y último rey de los piratas…



12 DE ENERO DE 1613, REINO DE GOA



El oleaje estaba amainando, acababa de ocurrir una tormenta por lo que cierto niño fue a la playa en busca de conchas y caracolas. Caminó por un rato con su palo de tocar caca y una bolsa en la que iba metiendo los objetos mencionados hasta que se encontró un cuerpo varado. Pero aquel niño sabía cómo actuar… Le tocó con su palo de tocar caca repetidas veces esperando a que reaccionara.
Escupió agua y finalmente el cuerpo cubierto por algas se despertó


–Aggghh… ¿Dónde estoy?

–Estás en la isla de Dawn– dijo el niño

–Oh… El reino de Goa… Niño, ¿podrías ayudarme a levantarme? Me siento débil ahora mismo

–Está bien, pero mi tío siempre me dice que no haga caso a desconocidos


Le ayudó a levantarse


–¿Como te llamas?– intentó expresar el herido

–Aoki. Mi nombre es Aoki

–Yo me llamo Ud, ¿ves? Ya no somos desconocidos… Aaaahhhhh… Aahhh… Duele… Creo que tengo la pierna derecha rota…

–Entonces deberías descansar

–Sí, será lo mejor, déjame ahí frente al árbol, me quedaré en ese lugar y cogeré la fruta que necesite

–Pero eso no es cómodo

–Mientras pueda descansar

–Entonces vente a mi casa

–No quiero molestar

–No molestas

–Bueno, está bien (que amable)


__________________________________


El pequeño le llevó al superviviente hacia su pueblo, agarrado para que no se cayera. Ante el aburrimiento, se preguntaron algunas cosas por el camino.


–Me has respondido muy rápido a lo de quedarme en tu casa, ¿ocurre algo?– el náufrago se sentía curioso por aquella personita. ¿Quién podría ser ese niño que se hacía llamar Aoki...

–No, es que es mejor que estar sólo

–¿No tienes familia aquí?

–Sí, mi tío, pero ahora mismo está fuera y seguramente unos meses más– parecía que aquel tema le entristecía

–¿Por qué?

–Él es marine y dueño de una empresa no demasiado grande de vinos

–¿Y tus padres?– aquel si que era un tema complicado

–...La verdad es que prefiero no hablar sobre ellos…– AQUELLO sí que lo dijo triste

–Ya veo… ¿y has vivido toda la vida en este pueblo?

–No, la verdad es que sólo llevo unos pocos meses

–.(No creo que sea bueno preguntar ese tipo de cosas sobre su pasado) Bueno, yo te agradezco todo lo que estás haciendo por mí– intentó cambiar de tema ya que no quería poner en peores condiciones a du salvador

–Es igual, seguro que tú también lo harías si fuera mi caso


__________________________________


–¿Es cómoda esa cama?– el pequeño expresó con aquellas palabras su amabilidad y preocupación por el prójimo

–Sí, la verdad es que sí. No me esperaba que tuvieras una casa tan grande

–Mi tío gana mucho dinero, es muy importante para la Marina

–Me gustaría seguir hablando contigo, pero si no te importa quisiera descansar un poco ya que estoy herido y cansado

–Sí, pues buenas noches amigo

– (¿Amigo?, Este niño me cae bien, me recuerda a mí a su edad)


__________________________________


–Oí, buenos días– dijo el pequeño

–Buenos días

–Toma, te he sacado algo de ropa, la tuya estaba raída

–Gracias y por cierto, ¿que es eso?- decía señalando un objeto en la pared

–Ah, sí, toma, es una muleta, la he hecho yo mismo porque no tenía sueño

–Eres muy considerado, pero los niños de tu edad deberíais dormir por la noche

–¡No soy un niño!

–¿Cuantos años tienes?

–6

–Niño…

–¡Maldito!

–Espera… ¿mi sombrero? ¡¿y mi sombrero?!– expresó con mucha preocupación el mayor

–Lo he dejado ahí, toma

–Bien, es muy importante para mí…

–¿Por qué?

–Digamos… Que me lo entregó alguien muy especial para mí


Mirando a ese objeto tan importante, recordó algo que le ocurrió años atrás. Un hombre de gran tamaño le colocaba un sombrero de paja en la cabeza…


–Hombre misterioso: Ten… Cuídalo… Es un gran tesoro que ha pasado generación por generación y que debe seguir su curso…

...


–¿En serio? ¿quien te lo entregó?– por el tono de voz e ilusión que puso, se notaba que era un crío

–Dejémoslo, ya te contaré otro día esa historia


__________________________________


Aquel día amaneció completamente soleado, por lo que al contrario que el día anterior, se podía apreciar perfectamente la apariencia de las dos personas en las que nos estamos centrando.

Aoki era un niño de escasa altura, piel muy clara, ojos azules y pelirrojo, de pelo un poco largo, despeinado y alborotado. Vestía un pantalón corto y una camisa blanca, además de chanclas.

Por otra parte, Ud, era un hombre bastante alto, de unos 198 centímetros de altura, 22 años, pelo oscuro, liso y largo, llegando un poco por debajo del omóplato. La ropa que le había sido proporcionada era un poco extraña, ya que consistía en unas bermudas verdes, un pequeño chaleco y más chanclas. Su sombrero iba unido a él, a la espalda, por una cuerda. En cualquier caso gracias al chaleco se podía apreciar en él una definida musculatura.


–¿Y a dónde vamos?– dijo el forastero

–A la taberna del pueblo, es un sitio muy divertido. ¡Su dueña siempre me regala un zumo!

–Pero no llevo dinero encima

–Es igual, no creo que pase nada porque regale uno de más

–Que bien se vive desde la perspectiva de un niño...


__________________________________


–Aquí es– señaló Aoki


La taberna tenía mucha gente dentro, una diana para jugar a los dardos, barriles en un lado, una barra, fotos de antiguos familiares y dueños del negocio… Lo típico de una taberna. Avanzaron a la barra y se sentaron en unos taburetes


–Hola Fleur

–Hola Aoki


La tabernera y entonces dueña del local era una mujer joven, de unos 19 años y pelo oscuro con toques verdes. Debía de medir 165 centímetros y la ropa que se le podía ver con claridad era un delantal, una falda y unos zapatos no muy altos.
La gente decía que se parecía mucho a una bisabuela suya llamada Makino…


–¿Qué tal el día?– preguntó la chica con curiosidad

–¡Bien! ¡He hecho un amigo!

–Encantado

–Ud, ella es Fleur, Fleur, él es Ud, un náufrago que me encontré ayer– no era una presentación muy común la que había hecho Aoki, pero era la verdad

–Vaya, debió ser terrible

–Sí, bueno, pero poco a poco me voy recuperando

–¿Y de donde eres?- le preguntó la muchacha apartándose un mechón de pelo de la cara

–Eehhh… De una isla del Grand Line llamada Water Seven

–He oído hablar de ella, sé que es hermosa– Fleur se interesaba por el tema, o al menos eso quiso dar a entender

–Por supuesto…

–Tú, mientes fatal, y Fleur, ¿podrías ponerme un zumo de naranja?– al niño no le engañaba nadie

–Claro, ¿tu quieres algo?

–No, gracias, no tengo con qué pagarlo

–Es igual

–Bueno, pues entonces un poco de zumo también

–Te dije que era muy buena. A mi siempre me trata bien y me da siempre zumos

–Es lo menos que puedo hacer luego de que haya sufrido tanto.
Aoki es como un hijo para todos en este pueblo, a pesar del poco tiempo que lleva aquí. Y antes ha dicho que has mentido, ¿de dónde eres entonces?

–¿cómo estáis tan seguros de que he mentido?

–Porque Aoki tiene un don para saber cuándo alguien le miente

–Está bien, os contaré la verdad. En mi isla natal, Teofuras, estudié botánica y medicina. Hace poco, partí junto a mi padre y mis amigos en un viaje al Grand Line, pero hubo una tormenta muy fuerte y había piedras enormes.
El barco acabó hundiéndose y he perdido el contacto con todos los que viajaban conmigo...

–Suena terrible... aquí tenéis vuestros zumos

–Gracias. Tu historia.. creo que es verdad, pero noto algo extraño…

–Pero esto es un poco aburrido, ¿no?– expresó Ud

–¿Y qué quieres hacer?– dijo Aoki

–No sé, muchas cosas. Podríamos cantar algo, en la taberna de mi ciudad siempre cantábamos algo

–¿Cómo qué?– preguntó Fleur

–Mmm... ¡Todos, escuchad!– gritó sonriendo


Todos los clientes de la taberna se giraron y vieron con detenimiento al joven que se había levantado y subido sobre la barra


–¿Qué os parece si cantamos algo? ¿Qué tal “el Sake de Binks”? ¡Es una canción que cantan los marineros desde hace mucho tiempo! ¡Venga!, ¿cuantos se la saben?


Seis personas levantaron la mano


Ud: Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho … ¡venga!

Aoki: Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho

Todos: Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho

Ud: Binkusu no sake wo, todoke ni yuku yo…

Fleur: Umi kaze ki makaze nami makase Shio no mukou de, yuuhi mo sawagu

Aoki: Sora nya wa wo kaku, tori no uta

Todos: Sayonara minato, Tsumugi no soto yo DON to icchou utao, funade no uta Kinpa-gimpa mo shibuki ni kaete Oretachya yuku zo, umi no kagiri



Todos: Binkusu no sake wo, todoke ni yuku yo Warera kaizoku, umi watteku Nami wo makura ni, negura wa fune yo Ho ni hata ni ketateru wa dokuro

Ud: Arashi ga kita zo, senri no sora ni Nami ga odoru yo

Fleur: DORAMU narase Okubyoukaze ni fukakerya saigo

Aoki: Asu no asahi ga nai jo nashi

Todos: Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho

Binkusu no sake wo, todoke ni yuku yo Kyou ka asu ka to yoi no yume Te wo furu kage ni, mou aenai yo Nani wo kuyokuyo, asu mo tsukuyo

Ud: Binkusu no sake wo, todoke ni yuku yo DON to icchou utao

Fleur: Unaba wo uta Douse dare demo itsuka wa hone yo Hatenashi

Aoki: Atenashi, waraibanashi



Todos: Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho, Yo-hohoho


Cuando habían entrado, todos los clientes estaban a lo suyo y rara vez interactuaban con el resto, sin embargo gracias al forastero cantaron por un buen rato. La alegría y diversión fluía por el aire y la bebida y comida llegaba constantemente a las mesas desde la barra.
Todo el pueblo se divirtió bastante aquel día, lleno de sonrisas…


__________________________________


Ya en casa del niño…


–Me he divertido mucho en la taberna! ¡y seguro que el resto de gente de Fucshia también!– el pequeño pelirrojo estaba muy contento y riéndose

–Sí… Ha sido un día de muuuuchas emociones, pero ahora deberías dormirte

–Sí, buenas noches

–Buenas noches


Cuando apagó la luz, salió fuera de la casa lo más sigilosamente que pudo con un Den Den Mushi. Se sentó en la hierba y marcó un número…


–...Chicos, creo que deberíais venir aquí… Es un buen lugar para descansar por un tiempo…


__________________________________


2 días después…


–Salmón, manzanas y naranjas… Menuda lista de la compra que me ha dado ese niño… ¿Por qué corre tanta gente? ¡Pescadero! ¿a donde van?

–Creo que han llegado tres jóvenes muy raros– dijo mientras corría

–¿¡Qué!? ¡Debo ir!


__________________________________


¡¿Y vosotros qué miráis!?– gritó furioso uno del trío tremendo


Eran curiosos aquellos tres jóvenes que habían llegado a la isla.
El primero era un hombre de 20 años y en torno a 187 cm. Era rubio, de pelo un poco largo y ojos azules. Vestía ropa de color verde, que parecía militar. Su nombre era Kaminari…

El segundo era un hombre de 21 años y unos 185 cm. Su pelo era de color plateado y en punta, con un protector cubriendole la frente. Vestía un mono azul y un chaleco verde.
Su nombre era Hiromi...

El último, quien había gritado hace un momento a la gente, era el más mayor del grupo. Tenía 25 años, medía 175 cm y estaba constantemente erguido. Su pelo era de un color marrón oscuro, igual que sus ojos. Vestía un kimono de color oscuro y parecía un mono, un mono agresivo e iracundo...
Su nombre era Satoru...


–¡¡Ehh!! ¡Aquí!– dijo su compañero

–¡Capitán Ud! ¡Cuanto tiempo!– parecía que el mono también tenía un lado emotivo...

–Pues 4 o 5 días…

–¿Qué vamos a hacer ahora?– dijo Hiromi

–Escuchad, ¿y si nos quedamos en este pueblo por un tiempo?


__________________________________


El pequeño protagonista se fijó en que había mucha gente en el puerto y fue a ver que ocurría


–¿qué pasa? ¿qué pasa?– preguntó agotado por haber corrido tanto hasta allá

–Mira Aoki, te presento a mis amigos: Kaminari, Hiromi y Satoru

–Hola– expresó cansado

–Hola

–Iban conmigo en el barco de exploración

–¡Qué bien! ¡Vamos a la taberna a contárselo a Fleur y los demás y así de paso nos da un zumo!


El niño salió muy ilusionado de aquel puerto…


–¿Que le has dicho que somos?– preguntó Kaminari

–Botánicos

–Ingenioso…

–Lo sé– chocan puños


__________________________________


–¡Fleur! ¡un zumo por favor, que he traído más amigos!

–Que sitio más extraño– expresó Satoru asqueado

–¿por qué?– aquellas palabras ofendieron a la dueña del local

–En nuestro país las tabernas son distintas

–Pero igualmente esta es muy buena– se le notaba que solo trataba de enmendar el error de su amigo

–¿Como se llamaba vuestr...

–¡Sake por favor!– Kaminari prefirió cambiar de tema

–Vale…

–Hola– Hiromi llegaba despreocupado como siempre

–¿Y tú dónde estabas?¿Por qué has tardado tanto?– preguntó el simio

–Me he perdido en el sendero de la vida, pero ya he encontrado la taberna

–Kami… cada vez que voy con ellos tan sólo obtengo más problemas– decía resignado con su vaso de zumo

–¿Pero como te han encontrado? Les perdiste el rastro en la tormentas– Aoki no comprendía la situación así que tuvo que preguntar aquello

–Eso es porque tienen una Vivre Card mía. Es un papel muy raro que te dice hacia qué punto cardinal se encuentra una determinada persona y su estado de salud. Mírala

–Pues no parece más que un trozo de papel normal y corriente…


El pelinegro lo dejó sobre la mesa y el papel, de algún modo, se movía por el aire hacia él.


–Ésto en situaciones como la mía es importantísimo.

–¿No me estarás mintiendo?

–Pero si te lo acabo de demostrar

–con una mirada fría...– ¿cual es tu apellido?

–Shinrin¹, mi nombre completo es Shinrin Ud

–Parece verdad...

–Pues claro, yo nunca miento. No se debería hacer. Dime, ya que está empezando a no haber secretos entre nosotros, ¿cuál es tu mayor secreto?

–¿mi mayor secreto?– preguntó dubitativo

–Sí, algo que nadie sepa


El niño quedó cabizbajo por unos segundos pero miró a sus nuevos amigos y se lo reveló.


–Comí una fruta del diablo

–Ya, claro

–¡¡Es verdad!!

–Demuestralo

–No puedo, no se controlar mis poderes, la última y única vez que los usé fue en una situación de mucha urgencia y presión

–Ya, bueno, no te estreses, yo te creo, ya nos lo mostrarás algún día.

–Críos…– musitó Satoru

–¡¡Que no soy un crío!!


__________________________________


En cuestión de días, todos aquellos individuos que habían llegado a la isla se sintieron aceptados por la gente. Les habían hecho sentir como si estuvieran en su casa y cada día disfrutaban en la taberna. Al principio no sabían adaptarse ya que por ejemplo la casa de Aoki se estaba abarrotando de huéspedes, sin embargo aquello no fue algo que el tiempo no pudiera solucionar.
Influenciaron mucho en el pueblo, desde entonces cada día se escuchaban personas cantando en el bar.
Fueron unos meses inolvidables, hasta que llegó el 21 de enero del año siguiente…


–¡Ud! ¿podrías ayudarme?

–Claro Fleur, ¿de qué se trata?

–Necesito que me traigan bebida y algo de comida desde un pueblo cerca de aquí, ¿podrías traerlo?

–Vale

–Pero es mucha cantidad, tendrás que ir con tus amigos.

–Bueno, vale, pero ¿cuánto nos costaría?

–Si partís ahora, mañana estaréis aquí de nuevo sobre las 15:00

–Pues adiós, ya voy a avisarles


__________________________________


–Yo sigo pensando que esto es abusivo…– se quejaba Satoru como siempre


Los cuatro se marcharon caminando a su destino, mientras algunos se despedían de ellos…


–Bien, ya se han ido, ahora podremos preparar la fiesta– dijo Fleur

–¿qué fiesta?

–Pero si llevamos días hablando de ella Aoki, la vamos a celebrar mañana porque hace un año que Ud vive con nosotros

–Ah, ya


Escondido tras una casa, una persona extraña escuchaba atentamente sus palabras


–Bien… Ya se va…– susurraba para sí mismo un hombre extraño y de aspecto sencillo– Tendré que avisar al señor


__________________________________


En el interior de una gruta, dentro de un acantilado de la isla…


–¡Señor! ¡ya se ha ido el sujeto extraño!– el bandido había ido corriendo a ese lugar y anunció el mensaje eufórico

–Bien… Ya creía yo que no podríamos ir allí… Dime, ¿estás seguro de que no lo reconoces en ningún cartel de recompensas del East Blue?

–Sí, señor, totalmente seguro


__________________________________


3 horas después…


–Veamos…– con una lista en la mano, la amiga de Aoki revisaba todos los materiales para la fiesta– los globos listos… el sake listo… la comida lista…

–¡¡¡TODOS FUERAAAA!!!


Fleur escuchó tres disparos al aire después de aquella frase así que soltó la lista con miedo y se asomó por la puerta. Salió lentamente…

En el centro de la plaza, había un hombre rodeado por muchos otros. Aquella figura central aparentaba tener 35 años, medir 185 centímetros y tenía una constitución delgada. Su pelo era oscuro, bastante largo cruzándole toda la espalda, despeinado y muy mal cuidado. Sus iris oscuros eran bastante grandes, posible síntoma de haber consumido drogas durante años. Llevaba vello facial de unos cuantos días sin afeitar y su piel era morena. Vestía unos cuantos harapos blancos y rojos que emulaban ropa de bandido. Cómo joya de la corona, iba armado con sable enfundado y pistola de chispa en la mano derecha, alzada al cielo…

Bandido Mazushi
Apodo: Kegareta Kuma²
Recompensa: 5.000.000


–¡¡Vamos!! ¡¡vamos!! ¡¡vamos!! Aquí hay unas… 287 personas…– aquel hombre, ciertamente daba miedo...– Vosotros tres, id a registrar las casas y si queda alguien dentro que no haya querido salir… Bueno, podéis hacer lo que queráis con ellos. ¡¡Goagogogogogo!!³

Kami, que horror…– Fleur se tapó la mano y sencillamente no era capaz de imaginar que sucediera esa situación. Era una pesadilla

–¡Oídme bien! ¡quiero que metáis en esta bolsa todo el dinero que tengáis!– cada vez que Mazushi habría la boca, farfullaba más maldades y actos criminales– Bueno… no seré muy exigente… ¡Os perdonaré la vida si metéis aquí 5.000.000 de berries, como mi recompensa!


Las familias fueron entregando dinero hasta que cubrieron la cantidad acordada.


–Bien… Espero que comprendais que con esto no es suficiente

–¿¡Qué quieres más de nosotros!? ¡Ya te hemos dado 5.000.000!– el alcalde de Fucshia no podía reprimir las ganas de decirlo

–Sí, es una buena cifra, y perdonaré tu osadía… Pero lo que no puedo permitirme es llevarme tan poco. Somos 17 bandidos, de algo tendremos que comer.– miró de reojo a cada persona a su alrededor–
Si… Creo que nos quedaremos con ella… ¡Cogedla!

–¿¡Qué!? ¡No! ¡soltadme!– el dia tan sólo iba a peor, ahora secuestraban a Fleur

–Tranquila muñeca, tan sólo jugaremos un rato contigo...– decía tocándole la mejilla y provocando una lágrima en su bella cara...

–¡¡SOLTADLA!!

–No! ¡vete!– intentó avisarle al muchacho del peligro pero no sirvió de nada

–¿quien ha dicho eso?

–¡He sido yo!– el que dijo aquello no pudo haber sido otro que Aoki, la persona que más se preocupaba allí por la tabernera

–¡¡Goagogogogogo!! Pero si tan sólo es un niño actuando como un valiente, dime, ¿es tu mamá?

–Ojalá

–Aoki… ¡vete!– gritó desesperada

–Y dime, ¿que vas a hacer exactamente para que suelte a tu mamá?

–¡Te derrotaré!

–¿en serio?

–Los que tratáis a las personas como simples objetos… me ponéis enfermo…


Acto seguido el pequeño recordó una escena en la que lo único que se podía apreciar, era cómo la sombra de una persona golpeaba la sombra de otra, en la pared. Una más grande y la sufrida siendo golpeada constantemente con una fusta…

– La sombra parecía representar el mal puro– ¡¡¡No sirves para nada!!! ¡¡¡No sirves para nada!!! ¡¡¡¡NO SIRVES PARA NADA!!!!


La imagen desaparecía del recuerdo de Aoki siendo cubierta completamente por fuego…


–Estos odiosos críos… Cuando veo uno como tú tan sólo tengo ganas de verlo morir… ¡Tú! ¡Dispárale con tu pistola!

–Sí, señor


El bandido se puso en posición y cargó la pistola, sonriendo le dejó unos últimos momentos de vida al niño para poder ver su corta vida pasar y pensar unas últimas palabras… pero no… Aoki no era esa clase de persona, Aoki se calmó y fue subiendo poco a poco sus manos.


–¡Miradlo por favor! ¡Se cree un superniño o algo! ¡Matale de una vez!

–¡¡No!!– chilló Fleur entristecida


La gente creía que no iba a pasar nada más extraño de lo que ya era la situación, pero fueron sorprendidos… en sus manos se formó una pequeña esfera de color azul que no parecía estar hecha de nada tangible… Parecía como una estrella en miniatura… Aunque más bien se trataba… de energía…
Antes de que el ladrón disparase, el pequeño lanzó la bola a gran presión logrando destruir en el proceso la pistola e hiriendo en el brazo a su enemigo

El silencio se hizo unánime excepto por parte del asesino, que se retorcía de dolor como un niño pequeño.


–¿Akuma no Mi?

–Ki Ki no Mi… Puedo crear energía y manipularla

–No sé si habrás escuchado alguna vez el dicho: “Dale una pistola a un niño, y lo lamentarás”

–No

–¡¡¡Y a mi que me importa!!! ¡Si uno no le puede matar, entonces matadle entre 5!


–¡¡Si!!- cargan sus armas los bandidos



–Oi, me voy un par de horas, ¿y hay pelea justo cuando no estoy?– al final, sí que hubo sorpresa, llegó la única persona capaz de decir eso, Ud...

–¡¡Ud!!– el pequeño no pudo contenerse

–Oh, genial, ya ha llegado el guaperas y sus amigos. Dime, ¿te vas a atrever a plantarnos cara?

–¿Estás bien Aoki? Siento no haberte creído cuando dijiste hace tiempo que eras usuario– ignorando al jefe de los criminales

–¡¡¡Hazme caso!!!

–Vecinos, ya podéis volver a vuestras casas, la situación está controlada– Kaminari parecía un policía...

–¿Pero éste es tonto? ¡Disparadle! ¡los 5! ¡¡YA!!


Fue muy rápido… El joven, esquivó todas las balas sin demasiado esfuerzo… tan sólo tuvo que ladear la cabeza…


–¿...qué demonios…?– aquello era antinatural, Muzashi no podía explicarse como lo había esquivado todo con tal facilidad

–¿qué pasa? Dime, ¿te hemos sorprendido?– decía triunfante y orgulloso Ud

–Si las balas no sirven contra ellos… ¡¡Eliminad a su líder con vuestras espadas!!

–¡¡Sí!!


Todos desenvainaron dichas armas y fueron corriendo hacia el guerrero, que les esperaba. Pero nuevamente sufrieron una derrota


–¡Chairo no Keimusho!⁴


Centenares de ramas salían de los dedos del pelinegro, apresando y encerrando a sus enemigos. Los trozos de árbol les impedían todo movimiento excepto la respiración, enjaulando les en cárceles vegetales.


–Increíble…– Aoki no daba crédito

–¿Cómo ha hecho eso?– se preguntaba el carnicero del pueblo igual que todos los ciudadanos

–No puede ser… ¿otro usuario de las habilidades…?– Mazushi ya no podía llevar la situación...

–Shiten Shiten no Mi *5 … Tipo logia… Soy un hombre de madera…– cada vez que Ud aparecía, ocurría algo extraño...

–Eso es imposible…

–¿Quieres comprobarlo?

–Gggrrhh… ¡¡Todos!! ¡¡Atacad a la vez!!


Todos hicieron caso y uno a uno, el usuario fue derrotando los a base de puñetazos y patadas que no podían ver o esquivar. Finalmente, posó su mano en el suelo y creó unas raíces que atraparon a los ya inconscientes rivales, sólo por si acaso.


–Ne Kei *6…

–No puede ser…– Mazushi había perdido absolutamente el control de la situación

–Dime… ¿qué vas a hacer ahora? ¿te vas a atrever a plantarnos cara?

–sopló– En fin, no creo que tenga otra escapatoria. Está bien, me rindo

–Por lo menos ya va a estarse quieto…


Tranquilo y sereno, el criminal tiró una bola de humo al suelo, produciendo grandes cantidades de este gas. Afortunadamente sólo duró unos pocos segundos pero para cuando terminó se percataron de una desgracia.


–¿Aoki? ¿¡Aoki!? ¿¡Donde estás!?– la preocupación por parte de Ud no podía ser mayor

–Y Fleur Chan tampoco está– mencionaba Hiromi

–Mirad, hay burbujas saliendo del mar… alguno está ahí… ¡Iré yo!


Instintivamente Satoru se tiró al agua y nadó siguiendo el rastro de pompas hasta que desapareció. Comenzó a preocuparse seriamente ya que podría haber muerto Aoki, pero logró verle atrapado bajo una piedra. Hizo fuerza para levantarla y liberó al niño, subiendo a la superficie lo más rápido que pudo.
Tomo todo el aire posible y pasó el niño de mano en mano hasta estar frente a todos.


–¡Aoki! ¡¡Aoki!! ¡vamos respira!


Agraciadamente, el hombre de madera le aplicó una maniobra sobre su pecho logrando que volviera a respirar y que escupiera agua


–¿... Y Fleur…? ¿...Qué ha sido de Fleur…?– otra muestra de que a Aoki, le importaba su amiga, que nada más despertar lo primero que hizo fue preguntar por ella

–No lo sabemos, creemos que ese cerdo desarrapado se la ha llevado al bosque, escondiéndose por la costa o por algún acantilado…– la verdad es que Kaminari nunca fallaba en sus teorías o ideas

–No es un cerdo, es un oso…– dijo el niño...

–¡Ahora no estamos para chistes!– expresó Ud


__________________________________


–Socmmmm

–¡¡Ni se te ocurra, que vendrán!!– tapándole la boca


El bandido se la llevaba por la fuerza corriendo todo lo rápido que pudo por la costa, escondiéndose tras piedras, arbustos o desniveles de tierra. Luego de un rato corriendo, acabaron llegando a una gruta en la que se escondieron dos minutos.
Se habían colocado sobre una roca, accesible tan sólo por un camino frágil y con una abertura trasera al exterior.


–De acuerdo, esperaremos aquí unas horas a que dejen de buscarte y entonces nos iremos de la isla… Muévete…– apuntó con la pistola– y te mato…


15 minutos más tarde…


–¡¿Quién anda ahí?!– gritó el toxicómano apuntando a la entrada de la cueva

–Tranquilo, tranquilo, sólo nosotros dos


Aoki y Ud entraron lentamente a la gruta, con las manos en la cabeza


–Devuelvenos a Fleur– dijo el mayor

–De acuerdo… Pero el niño se viene conmigo…

–No estoy de acuerdo– Ud no podía estar más en desacuerdo con él

–acerca su dedo al gatillo del arma– ¿estás seguro?

–… Está bien… Aoki, ve con él

–¿¡Qué!? ¿por qué?

–… tranquilo… tengo un plan… ¡Allá va el niño, pero tienes que soltar a nuestra amiga!

–Yo soy un hombre de palabra


El niño se acercaba despacio sin tener nada clara la situación. La mano del criminal temblaba, aunque no se podía distinguir si se debía a la presión de la situación, a la tensión, a alguna de sus deficiencias y enfermedades o a qué…

Finalmente cuando se juntaron…


–No me parece suficiente con ésto

–¿¡Y qué más quieres!?– Id ya no daba crédito a la situación

–Niño… Tu amigo es un pirata

–¿Qué? Eso es una tontería, Ud ha dicho tantas veces que odia a los piratas

–Para eliminar las posibilidades de que sospecharas de él

–No puede ser… ¡Antes era botánico! ¡Llegó aquí tras que su barco se destruyera en una tormenta!

–¿Acaso no viajan los piratas en barco? La tormenta de la que tú hablas sólo ocurrió en el Reino de Goa, no en las proximidades del océano.
Dime, ¿acaso la Marina no pudo haberles destruido? Yo he sabido quién eras desde que usaste tus poderes por primera vez, al contrario que el ceporro de mi subordinado investigador

– con la sangre helada– no puede ser… no puede ser… díselo Ud

–Lo siento, me hubiera gustado que no te enterases de esta manera– parecía que se lamentaba mucho por lo sucedido

–No… no…

–Imbécil… ¡¡Danos de una vez a Fleur!!

–Está bien… ¡Allá va!– la tira al foso de la gruta

–¡¡AAAAAAHHHHHH!!

–¡¡Malditoooo!!

–He cumplido mi promesa, la he soltado, ¡¡Goagogogogogo!!


Afortunadamente el supuesto botánico pudo coger de la mano a la chica, mientras el oso cogió al niño e intentó escapar. Por el camino se encontró con algo que no esperaba… ¡una rama en el suelo de gran tamaño! Ud ya lo tenía todo pensado.
Kegareta Kuma, furioso, agarró a Aoki y le estampó contra la pared de piedra, provocándole heridas superficiales.


– desenvaina su espada– ¡¡Si no puedo avanzar, mataré al niño aquí mismo!!

–¡¡¡NNNOOOOO!!!


Estaba a punto de rebanar por la mitad al chico de cabellos naranjas, pero ocurrió algo inesperado nuevamente. Aoki, que había cerrado los ojos, se sintió apartado, como si le hubieran movido de sitio. Sus preocupaciones e ideas que le venían a la cabeza acabaron confirmándose cuando abrió los ojos y contempló lo que habían causado sus acciones.
El bandido… había cortado el brazo derecho de Ud…
Nadie daba crédito a la situación


–Jeje… Jeje… ¡¡Goagogogogogo!! Al fin has recibido tu merecido bastardo de árbol– aquel bastardo se regocijaba por el acto que acababa de cometer

–Ud…– no podía creerse lo que estaba pasando, le sobrepasaba

–Aoki… no te desesperes…

–¿Pero cómo no lo voy a hacer? ¡Te acaba de cortar un brazo!– se puso histérico por la situación

–¿Y qué si me ha amputado un brazo? Sólo es un brazo… Tu vida es más importante…

– el pelirrojo tan sólo fue capaz de llorar

–Escucha… Jamás debes perder la esperanza… La esperanza es lo último que se pierde…


El pirata se levantó inmediatamente, cómo si no hubiera pasado nada. Se acercó lentamente al asqueroso, que se reía sin parar. Cuando estaba a unos centímetros de su enemigo éste reaccionó


–¡¿Y tú qué quieres ahora?!


Sin dar explicaciones, el pirata transformó su brazo en una rama afilada y puntiaguda que atravesó el estómago de Mazushi…


–¡Huargh!...– escupió mucha sangre

–Kuma… o sasu…*7– aquel era el nombre de la técnica de Ud que había improvisado


El cuerpo ensangrentado de Mazushi cayó sin peso ni fuerza al foso al que deseaba tirar originalmente a la mujer.


–Aoki… No importa que te pase en esta vida…– mientras habla, se quita la ropa sucia que le cubre el tronco– ... Jamás… Jamás te rindas, porque entonces te estarás marcando a tí mismo el límite… Ese límite será lo peor que te pueda pasar.. peor que la muerte… Es por eso, que debes sobrevivir… Porque si murieses aquí, jamás conocerías lo que es de verdad la vida… Quiero que seas feliz en los momentos de alegría, furioso en los momentos que no te salgan bien las cosas, triste cuando sufras…
A lo largo de toda mi vida he buscado muchas veces tener una familia… Porque yo nunca tuve una… Pero Aoki
… este año que he pasado contigo ha sido una verdadera maravilla que jamás cambiaría por nada… No me equivoco cuando digo…– empieza a llorar– que eres para mí… el hermano… que siempre quise...
pero jamás tuve…


Parecían unas palabras finales ya que al terminar aquello se desplomó al suelo


–Ud… Ud… ¡¡¡UUUUUDDDDDDDD!!!


__________________________________


24 DE ENERO DE 1614


Aquella sala estaba pintada de verde, con varias sillas sobre la cual había un ramo de flores, y una máquina que monitorizaba el ritmo cardíaco del paciente. Se notaba que aquella sala era de hospital…


–mmmhh…– abrió los ojos y preguntó Ud– ¿dónde estoy?

–Estás en una sala de hospital.– Era maravilloso oír al fin a Fleur sin que ésta fuera coaccionada– Tienes suerte de que te trajeramos tan rápido, los médicos dicen que has estado a punto de morir desangrado.

–Kami… ¿cuánto tiempo llevo aquí?

–Tres días

–¿qué ha pasado con Aoki?

–Está en su casa, le mandé yo porque había pasado mucho tiempo aquí

–¿Mucho?

–Desde que te ingresaron ha estado a tu lado jugando, hablandote, enseñándote cosas,... Ha estado todo el tiempo esperando a que te despertaras. Significas para él mucho más de lo que aparenta

–sorprendido, tan sólo sonríe– Bien, dile al médico que me iré lo antes posible. No tengo tiempo que perder en esta cama

–Yo tenía entendido que los usuarios de algunas frutas del diablo podían regenerar partes de su cuerpo

–Sí, pero debí quedar inconsciente o algo y eso sólo lo puedo hacer de momento a voluntad. Luego de tres días con la herida creada y cicatrizada me parece que no puedo regenerar nada...

–¡¡Capitaaaan!!– esa emotividad y preocupación… tan sólo podía ser Satoru...

–Que sentimental…

–Nos habíamos preocupado mucho por usted capitán– musitó como siempre Hiromi

–¿en serio? ¡¿y dónde habéis estado todas estas 72 horas?!

–Consiguiendo dinero con el que comprar un barco, fue idea mía. Sabía que lo primero que diría al despertarse sería irnos de la isla

–Bien, siempre estás leyéndome el pensamiento Kaminari


__________________________________


Las cuatro personas que tanto habían cambiado la vida de los habitantes de Fucshia, estaban cargando cosas en su no muy grande barco, rodeados por todo el pueblo.


–Bueno, creo que con ésto ya está todo…– dijo Hiromi, que terminaba de cargar unas cajas en el barco

–Todos nos hemos despedido ya, te toca Capitán– le comentó el rubio

–Bueno…– Fleur estaba nerviosa...

–Sí…– Ud estaba nervioso...

–Pero besaos ya– Satoru, como sienpre, tenía que cagarla

–¿Qué tontería es esa? Jeje.. (yo te mato)

–Sí, nosotros no hacemos eso jaja…


Bueno, finalmente se besaron. No porque alguno de los dos se atreviera, sino porque un niño había empujado al pirata hacia delante.


–Ha estado muy bien…

–Sí… sólo por curiosidad… ¿quién me ha empujado? No voy a hacerle daño, para nada– decía el de pelo liso crujiendo sus puños


Pronto se dio cuenta de que el culpable era el crío que le había dado cobijo, ayuda, pero sobretodo, confianza


–¿Pero te tienes que ir hoy seguro?

–Lo mejor es no retrasar la partida, tenemos que volver pronto al Grand Line

–¿Y tiene que ser justo hoy?

–¿Por qué lo dices?

–Ya sabes, hoy es mi cumpleaños

–¿¡Qué!?

–¿No lo sabías?

–Nunca lo mencionaste

–Esa excusa no sirve… ¿Cuando volverás?

–No lo sé, somos personas muy ambiciosas, creo que aunque descubrieramos el mundo entero no estaríamos satisfechos…

–¿Entonces podría ir contigo?

–¿Tú? ¿un pirata? Jaja… JAJAJAJAJAJAJAJA

–¡¿qué te hace tanta gracia?!

–Tú no tienes madera para ser un pirata, nunca mejor dicho JAJAJAJA

–Badum Tss– como no, Satoru haciéndose el graciosillo

–SI QUE LA TENGO. ¡Entérate bien porque seré un pirata! ¡y mejor que tú!

–¿Mejor que yo?

–SI, ¡¡¡yo seré el Rey de los Piratas!!!

–Cuantos recuerdos me trae esa frase… Entonces toma– le coloca su sombrero de paja en la cabeza– Este sombrero es muy importante para mí, es mi tesoro. Guárdalo y devuélvemelo cuando seas un gran pirata.



–¡Adiós! ¡adios! ¡adios!– la gente se despedía de aquellos tan peculiares sujetos

–¡Adiós!– se despedía Fleur

El pequeño, que no podía hacer nada más que llorar por un cúmulo de sentimientos, simplemente se tapaba la cara con su sombrero.
Los piratas a su vez se despedían de los amigos que habían hecho…


Capitán de los Piratas Hokage Shinrin Ud
Apodo: Hokage no Ud *8
Recompensa: 280.000.000

Vicecapitán de los Piratas Hokage Kaminari
Apodo: Thunderbolt no Kaminari *9
Recompensa: 130.000.000

Vigía y navegante de los Piratas Hokage Hiromi
Apodo: Denki me no Hiromi *10
Recompensa: 90.000.000

Combatiente y Timonel de los Piratas Hokage Satoru
Apodo: Kuraima no Satoru *11
Recompensa: 50.000.000


–Ese niño… me recuerda tanto a mí de joven– aquellas fueron las últimas palabras de Ud, antes de desaparecer en el horizonte, apoyado sobre el mástil, en busca de acción


“Aquel niño, luego de aquel año junto a su nuevo amigo decidió entrenar para hacerse pirata diez años después. Sería una larga espera, pero también una gran aventura.
Nuestra historia prosigue pasado ese tiempo…”


24 DE ENERO DE 1624, VILLA FUCSIA…



TO BE CONTINUED...




















¹: Bosque
²: Oso asqueroso
³: Risa distintiva. Onomatopeya japonesa para el rugido de un oso (Goa)
⁴: Cárcel marrón
*5: Rama
*6: Aprisionamiento de raíces
*7: Apuñalar al oso
*8: Ud sombra del fuego
*9: Kaminari el rayo
*10: Hiromi el que posee una amplia visión
*11: Satoru el escalador



Capitulo 2: En el futuro mi nombre recorrerá el mundo

Spoiler: Mostrar
24 DE ENERO DE 1624, VILLA FUCSIA


Todos los habitantes de Fucshia habían ido a la costa y se despidieron de alguien muy cercano a ellos.


–Es increíble que se haya ido nuestro pequeño– Fleur le empezaba a echar de menos y no parecía que el tiempo hubiera hecho mella en ella

–Pero ya tiene 17 años– decía el panadero

–¡Siempre será nuestro pequeño!


Ya en el mar, navegaba tranquilamente sobre una pequeña balsa una persona de 174 centímetros, delgada y de 17 años recién cumplidos. Tenía pelo naranja, largo y un poco alborotado, ojos azules, unos pantalones rojos, chaleco azul y un sombrero de paja a la espalda.

Repentinamente salió del mar una criatura de gran longitud, ojos rojos y enormes fauces.


–¿El señor de la costa? Había oído rumores de que se fue hace mucho tiempo a una isla cercana pero que regresó a Fucsia hace poco…


–¡¡¡GGRRUUOOOOOAAAAAHHH!!!


–¡¡Blue… Ball!!¹


La esfera de energía que había producido fue emitida hacia la cara de aquel monstruo y estando solidificada de alguna manera, golpeó como si se tratase de una pelota. Una pelota lanzada con muchísima fuerza…


–¡Sí!


El golpe aturdió y tiró al agua a aquel ser que no volvió a salir de esta durante días.
Aquel chico de cabellos claros, era Aoki, Monkey D. Aoki…


–Bien, en este preciso momento… ¡formo la banda de los “Piratas del Fénix Dorado”! (Kogane Fusicho no Kaizokudan)


_________________________________________________


Finalmente, luego de 7 horas de angustioso viaje, en el que las olas le intentaron tirar al mar y los calamares interrumpirle las siestas… llegó a una isla.
Atracó en el puerto y luego de levantarse fue tranquilo a investigar la zona marítima del puerto. Acabó entrando en una taberna hecha sólo para gente ruda, cuyo gran letrero dejaba algunas cosas claras, Pride’s Peak²
Ésto quedaba demostrado con los hombres peludos y borrachos que llenaban el establecimiento. El dueño era un hombre grande, fuerte y calvo, con patillas, sin embargo lo que más destacaba de él era una cicatriz que iba de pecho a cintura...
Se dirigió a la barra y…


–Hola, ¿dónde estoy?

–Que niño más raro… Estás en el pueblo Tsuneni Midoriro³, en la isla Ashikubi⁴

–Ah, sí, un zumo de naranja por favor

–¿Un… un zumo?– hacía mucho tiempo que nadie le pedía un zumo a ese tabernero...

–Sí

–Está bien…


Mientras llenaba una jarra de naranjada, nuestro protagonista se fijó en que diversas personas apostaban, otras tiraban dardos, hacían cosas un poco diferentes que en la taberna de su isla. Pero todos tenían algo en común: el olor a rata muerta…


–Aquí tienes niño

–le dio un sorbo– Vaya, llevaba años sin probar un zumo tan asqueroso

–No deberías ser tan directo niño

–Es igual, ¿cual es tu nombre?

–Iwao *5

–Pues te va como anillo al dedo…– decía mientras daba otro sorbo

–Que no seas tan sincero… ¿cuál es el tuyo?

–Aoki, mi nombre es Aoki

–No me suena

–Tal vez ahora no, pero…– se levanta el sombrero con su dedo índice derecho y sonreía triunfante– en el futuro, mi nombre recorrerá el mundo

–Bueno, ¿pero para qué has venido entonces?

–Necesito nakamas

–¿nakamas?

–Claro, para mí banda


Todos los clientes se giraron y miraron fijamente al pelirrojo, mostrando odio y un profundo deseo de muerte mientras Aoki bebía lentamente su bebida...


–En esta isla no tenemos buenos recuerdos con piratas. Lo mejor será que te vayas– el tabernero por lo menos fue sincero...

–No puedo ser un pirata solitario, es muy aburrido ¿pero sabes de alguna persona que pudiera unírseme?

–Bueno… creo que hay un chico que podría interesarte… vive en la casa de la colina...

–La casa de la colina…

–Sí… la casa de la colina

–Oka no Jitaku*6…

–¡Que sí!– se estaba empezando a hartar

–Gracias por la información, ahora mismo voy allí


Se levantó y caminó tranquilo hacia la puerta…


–¡Oye! ¡que no has pagado!


Aquellas palabras tan sólo le hicieron aumentar la velocidad y salir corriendo…


–¿Pero de verdad le has dicho que vaya a esa colina? ¿siendo un pirata?– preguntaba un cliente al que le extrañaba lo que le había dicho Iwao

–Él le enseñará que no hay que andarse con tonterías en la vida…– decía limpiando una jarra

–No sé… Tengo un mal presentimiento…


En media hora llegó hasta su objetivo, no sin antes haber contemplado el campo tan verde y natural que llenaba la isla.
Cogió del suelo un diente de león y se fijó en lo lejano que parecía ya la ciudad, siguió su camino subiendo la colina.
La casa estaba hecha de madera y aún tenia un gran tamaño… El pelirrojo se fijó en que la ventana de la cocina estaba abierta y decidió meterse. “Allanamiento de morada” no figuraba en su diccionario…
Tuvo que investigar a fondo, sobre todo la nevera. Todos y cada uno de los alimentos que se encontraban en el frigorífico tuvieron que ser devorados, digo, investigados…


–Mues ami mo hay madie… (pues aquí no hay nadie)


_________________________________________________


Un rato después, en la taberna del pueblo de nuevo:


–¡Jiji! ¡me has engañado! ¡no hay nadie en Oka no Jitaku!


Una persona terminó de beber su jarra…


–¿Y para qué quieres conocer al que vive en casa de la colina?– preguntaba una gran sombra

–Para proponerle ser mi nakama

–Entiendo, pues tienes justo enfrente al que vive ahí

–Jiji, ¿eres tú?– decía sonriendo

–¡No idiota! Ese soy yo– se señaló con su propio dedo


Ciudadano local Aiden


–Me llamo Aiden…

–No te pega

–¿¡Pero cómo no me va a pegar mi propio nombre!?

–Es igual, quiero que te unas a mi banda

– escupe sake– ¿a… a… tu banda?– dice furioso

–Sí, ¿qué problema hay?

–Desaparece de mi vista

–No, venga, únete

–Que no pesado

–Te puedo dar 100 razones

–Esto es exasperante...

–Número 1: Yo seré el Rey de los Piratas

–Venga, hasta luego– se levantó y se fue del bar sin darle importancia al otro

–Número 2: Tengo habilidades sobrehumanas que seguro que querrás conocer


Salió del bar sin preocuparse por su acosador, aquel fue su error


–Número 3: Viviremos muchas aventuras

–Que me dejes en paaaaz…

–Oh, venga, no había nadie en tu casa. Y no creo que sean unos muermos tus padres para que no te dejen ir


Aquellas palabras fueron más que suficientes para enfurecer al bebedor, quien se giró y le pegó un puñetazo en la cara tal, que le lanzó al agua





–No sale…– dijo sin preocuparse el tabernero

–Y a mí que más me da– decía peinándose un poco el pelo


Lo cierto es que era una persona curiosa… Era un joven muy alto, 19 años, 230 centímetros. Tenía unos largos cabellos añiles, un poco despeinado aunque abundantes y sus ojos eran azules. Era increíblemente musculoso y llevaba el torso al aire. Parecía un personaje de manga de los 80...

Finalmente y convencido por los otros hombres sacó del agua al muchacho y algún que otro borracho le ayudó a respirar.


– cogió aire– , joder, Toriko está agresivo…

–Buena referencia– señaló Iwao

–En fin… razón número 4…

–¡Dejalo ya!


_________________________________________________


Habían avanzado bastante, ya habían llegado a Oka no Jitaku


–Razón número 99: cumpliremos todos nuestros sueños

–Está bien, acepto– finalmente se rindió

–¿¡De verdad!?

–Pero con una condición, debes ganarme en una pelea

–Me suena bien lo que dices


Ambos pusieron poses de combate, preparados para todo. El peliazul corrió y atacó con los dedos de la mano derecha como si la vida dependiera de ello. Afortunadamente el otro pudo detener con las manos el ataque que iba dirigido al pecho.

Puñetazo tras puñetazo, el gigante empujaba hacia atrás al otro guerrero, que trataba de defenderse como podía.

La fuerza física de AIden parecía muy superior, pero desde luego Aoki era más rápido y era capaz de detener sus golpes, con empeño y sudor, pero podía pararlos


–¡¡Storm!!– expresó Aiden


Finalmente la fuerza del ataque hizo que Aoki retrocediera un par de metros.


Pero ese no era el final, no, porque después de eso ejecutó un puñetazo que lanzó polvo del suelo y movió un poco el pelo de su rival a causa del viento.


–¡¡Overhit!! *7


El ataque acertó, pero no fue suficiente para hacerle sangrar…


–¿Eso es todo?– preguntó Aoki con aires de superioridad

–No, pero no voy a usar ninguna técnica de verdad con alguien como tú

–Entonces tendré que mostrarte algo…


Esperó unos segundos para crear interés y levantó los dedos índice y corazón de su mano derecha, apuntando a su rival. Parecía como si estuviera cargando una pistola y que estuviera a punto de disparar. Bueno, eso pasó, un pequeño cilindro de energía salió disparado.


–¡¡Blue Shoot!!


Impactó sobre el pecho de Aiden, produciendo una pequeña quemadura.
El herido miró atentamente al sol e intentó calcular la hora que era. Digo intentó, porque estuvo un buen rato sin saber cómo hacerlo

Aoki intentó ayudarle fijándose él también en el astro, pero tampoco lo consiguió


–¡Demonios! ¿Por qué es tan difícil calcular la hora?– se quejaba el pelirrojo

–No lo sé, pero hace unas dos horas que he almorzado así que supongamos que son las 14:00… En fin, adiós

–¿Como adiós? ¿y el combate? ¿y la banda?

–Normalmente duermo desde las 14:00 hasta las 15:30. Es el hambre la que me despierta. El combate queda interrumpido y no me iba a unir de todos modos a tu banda.

–¿Por qué?

–Porque he odiado a todos los piratas que he conocido y no tengo ningún motivo por el cual unirme


Nada más decir eso se giró y caminó hacia su casa


–Pues yo me voy a dormir un rato también– decía Aoki para sí mismo


Se subió a la rama de un árbol y se quedó descansando como un leopardo. Lo cierto es que esa relación todavía era muy tensa, pero iba a mejorar. Sobretodo teniendo en cuenta lo que sucedió ese mismo día…


_________________________________________________


COSTA DE TSUNENI MIDORIRO


En la línea de costa, se encontraba un barco que acababa de llegar. Era un galeón de gran tamaño y peso. Parecía que estuviera hecho de piedra en vez de madera, las velas de algún modo también parecían duras, pero se movían al viento. Tenía una sirena como mascarón de proa y varios cañones mohosos y podridos por el paso del tiempo. Su Jolly Roger consistía en una calavera barbuda de pelo blanco, cuyas “mejillas” estaban sonrojadas por alcohol.
De una puerta oxidada salía un individuo. Un individuo grande y ancho que era bien recibido por sus compañeros. Se oían gritos viniendo del interior de esa sala tras la puerta, gritos que procedían de tres personas encadenadas y cuyas esperanzas de vida eran extremadamente reducidas.
Todos en el barco eran fuertes, pero la figura que parecía el líder vestía ropa típica de pirata oscura y rota. Era un hombre de 248 centímetros y unos 64 años. Su pelo era gris oscuro con muchas ganas y una frondosa barba que hacía décadas que no parecía cuidar. Sus ojos eran oscuros, su nariz era muy grande y ancha y en general su mandíbula era enorme...


–Ahh, hacia tanto tiempo que no contemplaba estas vistas… Unos… 12 años, ¿no? Jejajajejajaje… Nos vamos a divertir de nuevo con esta gente– decía el capitán del navío mientras se reía como un loco, intentó gesticular más palabras, pero aquella risa surrealistamente alargada no se lo permitía

–¿Seguirá aquí ese niño?– preguntó un Random

–Espero que sí, entonces el viaje habrá merecido la pena…



TO BE CONTINUED...






















¹: Bola azul

²: Pico del Orgullo

³: Siempre verde

⁴: Tobillo

*5: Nombre japonés que significa duro como la piedra

*6: La casa de la colina

*7: Sobregolpe

*8: Disparo azul
Última edición por Kuroashi o el Vie Jun 15, 2018 4:57 pm, editado 6 veces en total.
Uwu

Avatar de Usuario
Kuroashi o
Cabo
Cabo
Mensajes: 446
Registrado: Mié Ago 24, 2016 11:01 am
Ubicación: Wano
Edad: 16
Sexo: Masculino

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor Kuroashi o » Dom Feb 18, 2018 4:10 pm

PERSONAJES:



Piratas del Fénix Dorado:
Spoiler: Mostrar
Monkey D. Aoki: Es el capitán de los Piratas del Fénix Dorado y descendiente lejano de Monkey D. Luffy, el Rey de los Piratas. Es usuario de la Ki Ki no Mi, fruta de la energía, y fácil de reconocer por su pelo naranja, su sombrero de paja o su gran parecido con su antepasado. Se crió en Villa Fucshia con su tío abuelo y Fleur, una descendiente de Makino, además de ser amigo del gran pirata Shinrin Ud, quién le impulsó a cumplir su sueño de ser el Rey de los Piratas. Su risa distintiva es Shishishishi.



Piratas Hokage:
Spoiler: Mostrar
Shinrin Ud: Es el capitán de los Piratas Hokage y un gran amigo de Aoki. Luego de haber pasado un año con él, y que se salvaran la vida mutuamente, desarrollaron un fuerte vínculo, motivándole para ser el Rey de los Piratas. Es usuario de la Shiten Shiten no Mi, la logia de la madera y confía enormemente en sus subordinados ( a quienes trata como amigos). Hace 10 años perdió un brazo protegiendo a Aoki y tiene una recompensa antigua de 280.000.000

Kaminari: Es el vice capitán de los Piratas Hokage y gran amigo de Ud. Es increíblemente inteligente, rápido y es también estratega. Tiene una recompensa de 130.000.000

Hiromi: Es el vigía y navegante de los Piratas Hokage y un gran amigo de Ud. Tiene una visión magnífica y es muy callado. Tiene una recompensa de 90.000.000

Satoru: Es timonel y combatiente de los Piratas Hokage y un gran amigo de Ud. Es el más mayor, el más pequeño del grupo y un buen nadador. Tiene una recompensa de 50.000.000



Enemigos del East Blue:
Spoiler: Mostrar
Iskandar: Es el capitán de los Piratas Scabby. Es un hombre mayor y malhumorado, que padece de migrañas. Parece tener un nulo aprecio por la vida humana y tiene cierto pasado relacionado con Ashikubi. Es usuario de la Saru Saru no Mi: Modelo Orangután

Setiawar: Es el vice capitán de los Piratas Scabby. Es un hombre extraño y cruel que disfruta con el dolor de los demás. Años atrás perdió en Ashikubi un brazo, que logró sustituir y cubrir con un tatuaje



Personajes menores del East Blue:
Spoiler: Mostrar
Fleur: Es la dueña de una taberna de Villa Fucshia y descendiente de Makino. Prácticamente ella crió a Aoki junto al tío abuelo de éste. Se parece mucho a su antepasado y mantiene una buena relación con los Piratas Hokage

Mazushi: Es un bandido del East Blue con un aspecto muy deplorable que llega a Villa Fucshia y decide atacarlo. Sin embargo la presencia de Ud le hace fallar, porta una espada y una pistola. Su risa distintiva es Goagogogo.

Iwao: Es el dueño de una gran taberna del pueblo Tsuneni Midoriro, el Pride's Peak. Muchos se burlan de él por ser un barbudo calvo, y también es el más fuerte del pueblo a excepción de Aiden

Aiden: Es un vecino de Tsuneni Midoriro con un pasado trágico en dicha isla y que aparentemente tienes poderes de Gyojin. Aoki le propone ser su nakama, pero él se centra en acabar con la amenaza que supone Iskandar

Bryony: Es una vecina de Tsuneni Midoriro que vive con su hijo Jacob y que es salvada por Aoki de unos piratas de Iskandar

Jacob: Es un niño pequeño, hijo de Bryony y primer fan de Aoki
Última edición por Kuroashi o el Lun Jun 04, 2018 6:10 pm, editado 3 veces en total.
Uwu

Avatar de Usuario
Kuroashi o
Cabo
Cabo
Mensajes: 446
Registrado: Mié Ago 24, 2016 11:01 am
Ubicación: Wano
Edad: 16
Sexo: Masculino

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor Kuroashi o » Mar Feb 20, 2018 8:28 pm

Capitulo 3: Sé que estás aquí

Spoiler: Mostrar
No había mucha diferencia en la taberna de antes, Pride’s Peak¹, lo único que algunos clientes se habían ido y otros habían llegado.

Iwao estuvo quieto, mirando el agua de un vaso fijamente. Parecía que estuviera pensando en otra cosa, pero en realidad estaba sintiendo un escalofrío…
De repente la puerta se rompió y fue lanzada hacia delante luego de que alguien la golpeara brutalmente.
Sólo se veían al principio un par de sombras sobre un haz de luz, pero acabaron descubriéndose…


—Mmmm, cuánto tiempo… ¿no os acordáis de mi?


Todos querían contestarle, pero nadie tenía el valor o las ganas de morir de una forma tan deshonrosa


—Oh, vamos, después de la que lié la última vez. — al terminar esa frase se subió al billar y se apoyó sobre éste con el taco, era un milagro que se mantuviera ahí— vamos, sin miedo, ¿quién aquí no me conoce?


Un joven fuerte levantó la mano, parecía un forastero decidido que realizó ese acto con toda naturalidad. Aunque claro, también el pirata se sacó una pistola de doble cañón del pantalón y le disparó al cuello con mucha naturalidad…


—Una de las peores cosas que me podéis hacer, es no saber quién soy



Iskandar, Capitán de los Piratas Scabby²
Apodo: Sing Abang³



—Bien, esta vez he venido para terminar el trabajo— decía con voz ronca

—¿A qué te refieres?— preguntó un cliente

—Tranquilos, no os mataré si no me obligais. Tan sólo permanecereis un rato atados mientras saqueamos alguna que otra casa

—Mas os vale no contradecir a nuestro capitán— señalaba uno de sus subordinados— es muy irascible

—Ah, por cierto, en base a lo que sucedió la última vez voy a usar unas cuerdas más resistentes

—¿Qué hacemos?— preguntó un cliente al tabernero

—Mejor si hacemos caso, recuerda la última vez…


—Aahh… aaaahhhhh… las migrañas… fuera… ¡¡IROS TODOS FUERA!!

—¡Hacedle caso!— decía un miembro de la banda— ¡rápido!


Todos los que estaban dentro del local efectivamente salieron corriendo, algunos sabían por qué, otros no, pero todos se sentían angustiados.
Intentaron tapiar la entrada con unos barriles por lo que lo último que vieron de él fue como se apretaba con las manos la cabeza muy fuertemente y gritaba.

Dentro, el viejo se retorcía por el suelo debido al intenso dolor que sentía, chillando y teniendo ganas de arrancarse las uñas y los pocos dientes que le quedaban, luego de años sin preocuparse por ellos. Se golpeaba contra sillas, mesas y finalmente la barra, llevándoselo todo por delante. Cuando el dolor empezó a disminuir, se lanzó de plancha contra las botellas de todo tipo de alcohol, reventando las y desparramando sake, vino, etc por el suelo y por encima suyo.

Se levantó temblando, agarró una botella con su mano derecha y se la rompió en la cara. Desde luego no era nada normal que alguien se reventara una voluntariamente, por lo que en su cabeza debían haber más enfermedades y problemas mentales que en un manicomio. Tragó un poco de vino y masticó algunos vidrios, para después salir despacio hacia afuera.


–Aaayyyy… ya estoy bien– sacad las cuerdas…

–El Pride's Peak...– decía Iwao con un poco de pena


_________________________________________________


–Y… ya


Un pirata había recién terminado de atar al último hombre rudo del lugar.
Ya eran rehenes en toda regla


–¿Veis como no era tan difícil? Por lo menos ahora no os habéis resistido como aquella vez.

–Por favor, no nos lo recuerdes– dijo un hombre mayor aunque fuerte

—Bien… La mitad, quiero que entréis en sus casas y cargueis sus objetos valiosos en el barco. Cuando hayáis terminado, meted algunos ciudadanos.
Si me disculpáis, estaré en el ayuntamiento


_________________________________________________


–¿Qué? ¿os acordáis de la última vez?– preguntaba un pirata regodeandose de aquel recuerdo

–Malnacido…

–Nos queda ya poco para haber robado suficiente, así que portáis bien u os quemo.


_________________________________________________


Ya había pasado un buen rato desde que Aiden se había acostado, se levantó de la cama y se fijó en un trozo de tela roja. Le vino a la mente una sombra siendo brutalmente atravesada por otra, en un fondo más rojo que la propia sangre de la víctima…

Fue a comer algo y vio que no quedaba nada, por lo que le cogió todavía más asco a Aoki. Si hay algo en esta vida que un hombre no puede tocar, es la comida de otro hombre. Salió de la casa sin mucha preocupación, fijándose en el cielo hasta que vio al sujeto contra el que había luchado hace poco, durmiendo en la rama de un árbol plácidamente.

Contempló el paisaje por un momento, las bellas flores, los pájaros cantando, el cielo azul, el mar en calma, un barco pirata atracado en el muelle… un momento… ¿¡un barco pirata atracado en el muelle!?
Nada más verlo, identificó su Jolly Roger y quién era su capitán


–No puede ser… ¿Qué hace aquí? ¿y ahora? Eso da igual, la gente me necesita, además, llevo años preparándome para ésto


Corrió lo más rápido que pudo hacia la ciudad y entró desde una calle que le llevaría pronto a su objetivo, el ayuntamiento, el lugar más grande de la ciudad. Conocía lo suficiente a aquel monstruo como para saber que le gustaban las cosas grandes.

Por el camino, oyó una voz y decidió entrar en una casa. Dentro estaban dos niños en una esquina con miedo, intentando apartarse lo más posible de dos piratas que tenían pinta de hacer de todo menos cosas bonitas.


–¿Teneis algo más valioso en la casa?


No respondieron porque el miedo había invadido sus cuerpecillos. Uno de aquellos malditos levantó su navaja con la intención de acuchillar a los niños, pero otra persona le agarró la mano


–¿Eh? ¿y tú quién eres?


No hubo contestación, directamente tiró su arma al suelo y le dejó K.O. de un puñetazo


–¿Eh? ¡Dilo! ¿Quién eres?– le preguntó el otro perro

–Me cuesta creer que no os acordéis de mi, ya que a mi me ha sido imposible olvidaros en todo este tiempo


De nuevo le dejó inconsciente de un golpe contra la pared. Ayudó a levantar a los niños y les dijo de irse a la entrada del bosque y no volver hasta la noche.

Prosiguió su camino por la ciudad sin encontrar a aquellos a quienes buscaba


_________________________________________________


–Veamos… Ya hemos cargado en el barco todo lo que hemos robado… De acuerdo, meted también a diez personas– aquel parecía alguien con un poco de poder jerárquico dentro de la banda sin ser comandante ni nada

–¿¡Cómo!? ¡No dijisteis nada de eso después de las migrañas!

–Sí, pero nos puede servir para venderlas en el mercado negro, o para lo que sea. ¡Cargad sólo mujeres! ¡Se venden un poco más caras!

–Malditos…


Por mucho intentó que ponía, Iwao, quién era conocido como el tipo más fuerte del pueblo después de Aiden, fue incapaz de romper las cuerdas. Menudos demonios que debían ser aquellos monstruos que se reían de los atados, mientras el tabernero se retorcía y ponía rojo de esfuerzo, sus músculos se tensaban y su cuerpo se entumecía. Era increíble, se les debió a de caer un mito a los habitantes, quiénes observaban anonadados su impotencia. Si él no podía, ellos menos…


–¿Por quién nos tomas? Despues de nuestro deshonroso pasado en esta isla compramos cuerdas de mucha mayor calidad y resistencia, a la larga nos han salido más baratas.

– sofocado por el esfuerzo, Iwao no logró decir más que– Malditos…Algún día recibiréis lo que os merecéis...


_________________________________________________


–Ya estoy aquí… Seguro que él también…


Aiden había llegado finalmente al Ayuntamiento de Tsuneni Midoriro, dispuesto a dejar por los suelos al hombre que tanto sufrimiento le había provocado. Era una plaza bastante grande la que había justo frente al edificio, por lo que avanzó con cautela.
Aquello estuvo bien pensado, ya que saltó desde un balcón una persona, que le interceptó resquebrajando el suelo.

Se trataba de un hombre de unos 261 centímetros, con un tronco anormalmente alargado, delgado y a la vez musculoso. No superaría los 34 años y su pelo era oscuro, un poco largo y mojado. Tenía mechones finos bajándole por la cara y los laterales, además de que sus ojos eran muy oscuros. Su cara era un poco huesuda, vestía unos pantalones negros y llevaba unas vendas cubriendole el brazo derecho en su totalidad


–¡Hola Aiden! ¡Cuánto me alegra verte después de estos 10 años! Así podrás sufrir lo mismo que aquel vejestorio…


Setiawar, vice Capitán de los Piratas Scabby
Apodo: Kodor no Setiawar⁴


–Cierra la boca, escuálido. Apartate de mi camino– dijo totalmente serio, lo cual era raro

–¿Y si no quiero?– decía desafiante

–Entonces te tendré que sacar yo mismo– mientras pronunciaba aquellas palabras, se crujió los puños, preparado para usar la fuerza...

–Que gallito… ¡¡Como si fuera a pasar!! ¡¡Ni hace 14 años fuiste capaz de hacer nada frente al capitán Iskandar y ahora tampoco!!


El gritón se abalanzó sobre su enemigo, fue darle un puñetazo en la cara, pero le detuvo. Era sorprendente, nadie se hubiera imaginado que habría avanzado tanto en todo este tiempo, o al menos eso parecía en la cara de su enemigo. Siguió intentando golpearle, pero nada servía. Finalmente colocó sus manos rectas, como si fuera a cortar algo con ellas, y fue a atravesarle el pecho. Acción inútil que no sirvió para nada, Aiden lo paró con ambas manos y le dio un cabezazo que le aturdió.


–Maldita sea…– el más grande pudo comprobar como, al contrario de lo que creía, el peliazul sí que había tenido una mejoría

–¿Qué pasa? ¿Tienes miedo?

–¡¡Jamaaaaas!!

–¡¡Easy Peasy!! *5– gritó el lugareño


Aiden rápidamente alcanzó a Setiawar e hizo lo que el otro no pudo, acertarle un puñetazo.

Siguió golpeando y le mandó finalmente contra una pared que se rompió del impacto.


–Aagghhh… maldito…

–¿Qué te ocurre? ¿Se te van acabando las opciones?– le preguntó con aires de superioridad

–Ggghh… maldito…


_________________________________________________


– bostezó y se limpió los ojos de posibles legañas con las manos– Bueeeeno… ha sido una buena siesta pero debo seguir preguntándole si quiere ser mi nakama…


Y eso iba a hacer, pero por supuesto debía asegurarse primero de si habia más comida en la nevera. Qué no la había, pero debía probar…


_________________________________________________


–Ey… Mirad ahí


Uno de los atados por la banda se percató de que Aoki estaba caminando por esa calle y les susurró la noticia a los vecinos que tenía enfrente. Afortunadamente los piratas se habían subido al barco, así que pensaron en liberarse y derrotarlos con ayuda del chaval de pelo resplandeciente.


–Psst… Psst… Pssssssttt…

–¿Mmh?– se acercó despacio frente a Iwao y se arrodilló– ¿pero qué hacéis atados?

–¿Tú qué crees?

–…

–¡¡Nos han atado unos piratas!!

–¿¡Qué!? ¡Qué bien! ¡Ya tengo rivales!

–¿¡Quieres desatarnos!?



–Sí, dejad eso ahí, pero deprisa– parecía que aquel “tercer al mando” se estaba irritando


Pero no fue nada comparado con lo que le pasó después. Fue a bajar por la escalera del navío… bueno, lo habría hecho si no le hubiera paralizado ver a decenas o tal vez unos pocos cientos de hombres rudos y orgullosos esperándolo


–¡Qué bien! ¡Más acción!– decía entusiasmado Aoki


_________________________________________________


Dentro del ayuntamiento estaba el viejo capitán tumbado en el suelo como en un diván. Tenía a su lado a un joven fuerte que había decidido tomar como sirviente, el cual contaba dinero sin parar, todo para una bolsa de su nuevo dueño. Y por si no bastara con eso, había decenas de botellas de bebidas alcohólicas tiradas y rotas por el suelo, además de una en cada mano. Así era Iskandar…


–Aiden…– decía con una voz calmada y un poco ronca– Sé que estás aquí…



TO BE CONTINUED...




















¹: Pico del Orgullo

²: Roñosos en Javanés

³: “El rojo” en Javanés

⁴: Setiawar el escuálido en Indonesio

*5: Pan comido
Última edición por Kuroashi o el Vie Jun 15, 2018 4:55 pm, editado 4 veces en total.
Uwu

Avatar de Usuario
Kuroashi o
Cabo
Cabo
Mensajes: 446
Registrado: Mié Ago 24, 2016 11:01 am
Ubicación: Wano
Edad: 16
Sexo: Masculino

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor Kuroashi o » Vie Mar 02, 2018 10:53 pm

Capitulo 4: En eso consiste la amistad:
Spoiler: Mostrar
–Esto… ¡Que bien, que ya estáis sueltos! Si hubierais esperado tres minutos os hubiéramos soltado nosotros jeje– intentó explicar el tercer al mando

–¡¡A por ellos!!


Aprovecharon el que aquel tipo estuviera sólo para subir rápidamente al barco y perseguir a los criminales.
Parece que el único que valía la pena de verdad era el capitán… bueno, y el vice capitán… Más o menos…


–Creo que mi trabajo aquí ha terminado– dijo Aoki

–¡Espera chico!– le gritó Iwao

–¿Qué quieres ahora? ¡Que tengo que ir con Aiden!

–Gracias


El pelirrojo le devolvió el agradecimiento con una sonrisa un tanto peculiar, algunos dirían que se parecía a la de un ancestro suyo…


_________________________________________________


Era sorprendente. Setiawar no paraba de atacar al aire y al suelo con sus manos, de forma constante, rompiéndolo en muchos pedazos y dejando huecos enormes. Era rápido, bastante rápido, por lo que Aiden tenía que corresponderle en ese sentido para esquivar o parar los ataques, hasta que finalmente pasó bajo sus titánicas piernas. Aprovechó el factor altura para pasar por debajo y desde atrás atacarle.


¡¡Knock Out!!¹


Aiden le golpeó en el cuello de forma que quedara inconsciente, un movimiento inteligente teniendo en cuenta que en todo el rato que había estado luchando, Kodor no había vacilado en ningún sólo momento. Cayó al suelo, o al menos eso parecía, ya que en última instancia se detuvo en seco


–O..Oye… espera– se oyó débilmente


El chico del pelo azul giró la cabeza y le miró atentamente. El combate había sido más largo de lo que parecía, aquella andanada de golpes realizados por aquel escuálido sujeto tan sólo fueron la conclusión. La conclusión de una sucesión de golpes por ambas partes, es por eso que el desquiciado estaba ensangrentado y su rival con unas pocas heridas.


–No… no ha terminado este combate…– intentó pronunciar Setiawar– No puedo fallarle al capitán Iskandar…

–¿Y por qué no? ¿Qué necesidad hay de luchar hasta la muerte por algo?– Aiden engreído

–Porque ese es el deber de un nakama…


Aiden se sorprendió, no podía imaginarse que le respondería así


–Cuando eres el nakama de alguien... es porque ese alguien… confía en tí y es capaz de ir… también hasta la muerte por tí… Al fin y al cabo, en eso consiste la amistad...

– se calmó y enunció– He sufrido mucho, pero eso también me ha ayudado a reflexionar. Dame un motivo para no perdonarte la vida y así haré

–se levantó con dificultad– tal vez… no te hayas percatado.. por las vendas que me quedan ..., pero mira…


Poco a poco se fue desenvolviendo las vendas que le quedaban en el brazo, puesto que la mayor parte se fue con el combate. Cuando todas habían caído, se mostró un tatuaje . Tenía una forma medianamente triangular y era de color rosa.


–¿Qué? ¿Te gusta?... Cuando perdí el brazo derecho en esta isla…, tuve que buscar otro…, y ya de paso me hice este tatuaje… Lo de las vendas… es algo que utilizan muchos samurái para cubrir heridas o tatuajes...²


No sé lo podía creer. Le había dado una última oportunidad y aquel desarrapado le dio una razón más que clara para atacar fatalmente


–Tú me has obligado…


Fue algo extraño y sobrenatural, se fue concentrando humedad poco a poco entorno a su puño. La humedad se convirtió en gotas de agua, las gotas en bolas de agua y las bolas de agua en una esfera de H²O


–Hay muchas cosas que tú no sabes de mí…

–¿Qué? ¿¡Cómo haces eso!?

Karate Gyojin…

–¿¡Cómo!?

¡¡Same Gawara Sei Ken!!


Rápidamente se acercó, dio un salto y golpeó en el cuello a su enemigo. Era difícil saber si por la propia fuerza de Aiden o por el agua, pero aquel ataque fue verdaderamente fuerte, envío a Setiawar hacia una casa, cuya pared trasera quedó derrumbada.


–Listo. Ya sólo me queda ir a por ese viejo decrépito


_________________________________________________


Aoki había dicho que iba con Aiden, pero cielos, entre que su sentido de la orientación era pésimo y que era más lento que el proceso de formación de una estrella, no iba a llegar a ningún lado. La ciudad era más grande de lo que parecía, pero no tenía mucho encanto por el que visitarla, parecía autosuficiente, sin la necesidad de visitantes
o turistas

Miraba a cada lado constantemente, parecía una acción inútil pero gracias a eso pudo ver cómo un hombre amenazaba a una mujer tras una casa


–¿No tienes nada más de valor?

–No, el resto no son más que baratijas– decía intentando reprimir lágrimas de tristeza


El pelirrojo se puso detrás de un muro para ver la escena, ya que aquel hombre podría decir algo importante


–¿No me estarás mintiendo?

–¿Cómo voy a mentirle a un pirata que me está amenazando?

–Sí...– se notaba que estaba ebrio


Se oyó un ruido que parecía algo cayéndose. El pirata lo escuchó y fue a asegurarse de que no había nada, a pesar de que la mujer le intentara detener. Se trataba del hijo de ella, que se había escondido tras un árbol y se le había caído el juguete que llevaba en las manos


–Vaya, mira a quién tenemos aquí– levantó al niño varias veces por encima de lo que éste medía

–¡Suéltalo por favor!– gritaba desesperada

–Mamá…

–Hahaha, está bien– dijo con malicia


Lanzó al niño al suelo, provocando llantos y que su madre fuera corriendo a consolarlo. Si había algo que odiaba nuestro protagonista, eran las personas que se creían o actuaban como superiores provocando el sufrimiento de los demás. Eso se debía a experiencias personales suyas


–Oye, si fuera por nuestro capitán, llevarías ya un buen rato muerta, y no precisamente de una muerte poco dolorosa. Toma este cuchillo,– le dió el arma y ella se preocupó por cualquier cosa que le pudiera decir– quiero que se lo claves en el hombro a tu hijo

–No puedo hacer eso… monstruo. Es mi niño… no puedo hacerle sufrir– expresó entre lloros

–Escucha, si no se lo clavas tú en el hombro, se lo clavaré yo en el pecho. ¿Qué prefieres?


La mujer miró titubeante y no pudo hacer otra cosa más que llorar, no podía imaginarse haciéndole daño a su propio retoño, aún siendo eso mejor que la muerte.


–Vamos… eres tú la que me estás obligando

–¿Por qué nos haces esto?– las palabras que le susurró al oído el pirata después fueron totalmente desesperantes...

–Por diversión… Dame el cuchillo

–¡No mamá!

–¡¡Hijo!!

–No puedo aguantar más esto… ¡Tú! ¡dejalos en paz!– rebosaba de confianza y odio

–¿Y quién eres tú?

–Yo soy Monkey D. Aoki, ¡¡el próximo Rey de los Piratas!!

–¿Que dice este niño tonto?

–¡Vamos, chico de fuego!– le dijo el crío

–¿Chico de fuego?– se cuestionó a si mismo a que se refería su nuevo admirador por unos segundos– ¡Oye niño! ¡Que no soy un chico de fuego! ¡Que soy de energía! ¡Mi pelo no significa nada!

–¡¡Me da igual!! ¡¡Muere!!


Aquel hombre se le abalanzó encima con el cuchillo e intentó cortarle la yugular, pero ni siquiera le pudo tocar. Esquivó todos los intentos de asesinato con facilidad y le quitó de las manos el arma. Pasaron a los puños, pero la diferencia era bastante clara, por lo que el combate terminó enseguida con un puñetazo en la cara del criminal, dejándole inconsciente en el suelo.
Aquellos dos espectadores quedaron asombrados…


–¿Quién… ¿Quién eres?– preguntó la madre

–Es Aoki mamá, ¡el próximo Rey de los Piratas!

–¿Pero a qué has venido a esta isla?– preguntó nuevamente

–Yo venía buscando un nakama– se quitó el sombrero de paja y quedó mirándolo un poco para finalmente levantar la vista al cielo– pero creo que ya lo he encontrado...



TO BE CONTINUED...







¹: Dejar fuera de combate
²: Esta me la he inventado :p
Última edición por Kuroashi o el Vie Jun 15, 2018 4:55 pm, editado 3 veces en total.
Uwu

Avatar de Usuario
Kuroashi o
Cabo
Cabo
Mensajes: 446
Registrado: Mié Ago 24, 2016 11:01 am
Ubicación: Wano
Edad: 16
Sexo: Masculino

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor Kuroashi o » Vie Jun 01, 2018 7:24 pm

No sé siquiera si alguien se habrá leído esto, pero, hice un parón hace unos 3 meses por falta de motivación para seguir con este fanfic. Dado que ya no tengo ilusión en otro que había escrito enseñado a unas amigas, me lo he pensado y voy a volver a éste, publicando los capítulos de forma más constante que con esos parones.

Esta noche subo nuevo capítulo, el 5
Uwu

Avatar de Usuario
Kuroashi o
Cabo
Cabo
Mensajes: 446
Registrado: Mié Ago 24, 2016 11:01 am
Ubicación: Wano
Edad: 16
Sexo: Masculino

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor Kuroashi o » Sab Jun 02, 2018 12:00 am

Capítulo 5: Dos monstruos se disponen a luchar:
Spoiler: Mostrar
Dentro del consistorio seguía el simio con su nuevo criado. Parecía que en todo ese rato había bebido todavía más y, la verdad, se le notaba en la cara. Si combinaba su cara de normal que parecía propia de un primate con esa sonrisa tonta de borracho, salía una visión perturbadora…


–Me aburro, ¿cuándo llegará ese enano idiota? ¡Vamos responde!

–No lo sé, señor. Su subordinado parece muy fuerte...

–Y lo es… pero quiero ver cómo ha evolucionado ese enano… me apuesto 10 botellas a que Setiawar ha perdido…


En ese preciso momento, las puertas del edificio público se abrieron lentamente hasta que se pudo apreciar al susodicho.


–¿Qué te dije? Me debes 10 botellas

–¿Qué haces aquí de nuevo?– dijo con calma aunque totalmente serio

–Me aburría y me encontraba cerca así que quise rememorar antiguos recuerdos

–¿¡Qué has venido porque te aburrías!?

–Siii…

–Maldito monstruo, la gente como tú me repugna

–Escucha niñato… el mar hace que las personas veamos cómo somos de verdad… tal vez algún día tú también lo entiendas…

–Yo no pienso salir al mar

–¿Ah no? Porque en la taberna se rumoreaba que te ibas a unir a otro niñato que se creía pirata


Aiden recordó automáticamente a aquel pesado que le había estado atormentando la mañana, él y sus 99 razones. Bueno, dos o tres, Aiden no era muy de pensar y memorizar…


–No pienso unirme a ese tipo. Él no sabe cómo son los piratas de verdad

–¿Y tú si?

–Gracias a tí sé, que los Piratas tan sólo logran el sufrimiento de las personas y hacen que mueran aquellos a quienes tú más quieres.
Voy a ser benevolente y os voy a dar una última oportunidad de iros ya mismo

–Pues gracias– agotó otra botella– pero no. Se está bien aquí bebiendo Sake, hay mucha gente que puedo tomar como rehenes y esclavos, parece estar lejos de la atención de la Marina…

–Imbécil… ¡¡Vas a pagar por todo lo que me has hecho!!


_________________________________________________


–Muchas gracias, de verdad– le agradeció la madre a Aoki, ya dentro de su casa

–Es igual, es bueno mover el cuerpo luego de la siesta

–¿Quieres algo?

–Un vaso de agua estaría bien, gracias

–Pero niño de fuego, ¿cómo eres tan fuerte?– le preguntó el pequeño

–Esto sólo se logra con entrenamiento

–¿Yo podría serlo también?

–Claro que sí… ¡Que no soy de fuego! ¡Que soy de energía!

–la mujer posa el vaso sobre la mesa y se sienta en una silla– siento la espera, muchas gracias. Ah, sí, yo me llamo Bryony, y él es mi hijo, Jacob– decía besándole la frente– ¿Cómo habías dicho que te llamabas?

–Aoki

–Es un bonito nombre, espera… ¿Hay más piratas aquí?

–Sí, creo que hay unos cuantos en el puerto

–Yo tan sólo espero que no haya problemas con la gente de esa zona. No queremos volver a sufrir tanto…

–¿Volver? ¿Qué os han hecho los Piratas antes?

–Bryony se fijó en una planta que se movía por el viento y miró de nuevo a su invitado– Pasó algo con unos piratas hace años, es una historia terrible…


_________________________________________________


El viento movía las hojas de un lado de la plaza a otro, no se notaba para nada que estaba en Invierno. Ambos permanecían quietos en sitios muy alejados, pero concentrados. Y por supuesto, Iskandar seguía bebiendo alcohol.


–Es que el alcohol me calma las migrañas. Si no, estaría todo el rato rompiéndolo todo… literalmente

Aiden ya se había cansado de tanta tonteria. Sopló y se preparó para atacar, abrió los ojos rápidamente y avanzó. Corrió como si no hubiera un mañana para darle un puñetazo de los que dejan marca, y eso hizo…


¡¡Forehand!!¹


Aquel ataque directo a la cara le hizo retroceder un poco e incluso sangrar por la nariz, la verdad es que fue fuerte.

–En estos años, mientras tú envejecías sin preocuparte por nada, yo me entrenaba duro día tras día para alcanzarte. ¡Mira mis puños! Esto no se logra en una tarde… ¡Esto se logra con convicción y fuerza de voluntad al cabo de mucho tiempo. Eres tú el que ha provocado ésto y eres tú quien va a sufrir las consecuencias


El viejo se levantó lentamente y sin dejar de sonreírle como un estúpido le dijo


–¿Acaso eso es todo?


Era ilógico que dijera eso teniendo en cuenta su herida, el rostro de Aiden reflejaba bien aquella extrañeza.


–No voy a andarme con rodeos, voy a luchar en serio– expresó el joven antes de mostrar cierto desagrado en su cara por algún cambio en sus entrañas


El capitán quedó sorprendido… ¿en serio? ¿a qué se refería?
Hizo el mayor esfuerzo posible con respecto a su propio cuerpo y logró una semi transformación. Crecieron dos aletas de un color morado, en los antebrazos para ser más exactos. Comenzaban por el hombro y seguían hasta el codo. Otra más grande le crecía por la espalda, se trataba de la aleta dorsal, entre cada dedo además había unas membranas para facilitar la natación. Cuatro de sus dientes se prolongaron y las carnes de sus hombros se abrieron revelando unas branquias. Parecía un hombre tiburón…


Shark Way: Blue Warrior…²

–¿Qué demonios…?

–Esto no te lo esperabas, ¿verdad?

–Me da igual lo que seas niño monstruo, eso no significa nada para mí...


Tal vez no significara nada para él, pero en realidad había mucha diferencia. Aiden apareció enfrente y golpeó contundentemente


¡¡Storm of Blows!!³


Fue una sucesión constante de puñetazos que actuaban con mucha más fuerza y velocidad que cuando era 100% humano. Iskandar, a parte de escupir sangre por la batalla, también escupió sake y saliva por su estado de salud. Lo cierto es que era una situación asquerosa…


–Disculpa esta mala educación… En fin, ¿me vas a enseñar tu transformación o no?

–ÉSTA es

–Oh, yo me esperaba algo mejor

–¿Pero qué dices palurdo? ¿Hace cuánto que no sangrabas así?

–Que decepción… y yo que había puesto esperanzas… No quiero herirme mucho así que voy a mostrarte ya mismo por qué me llaman Sing Abang⁴…


No parecía más que un anciano loco y extraño, pero lo cierto es que escondía muchos secretos. Uno de ellos era su verdadera forma a la hora de luchar. Bueno, más bien a la hora de aplastar.
Él se quejaba, gritaba de dolor y esfuerzo mientras su cuerpo, poco a poco se iba agrandando. Comenzó a aparecer por todo su cuerpo vellos grandes y no muy largos, que lentamente se convirtieron en un pelaje rojizo. Su cara se fue deformando todavía más al salirle unas protuberancias o adiposidades por la cara de color oscuro, combinadas con su ya de por sí imponente papada, le hacían ver como una monstruosidad de enorme cabeza. Lo normal en una transformación cuerpo a cuerpo sería volverse más musculoso, pero sin embargo él se volvió incluso más gordo, con unas patas más cortas que su cuerpo. Literalmente, se volvió un simio gigante, tal vez de pie midiera 6 metros, pero estaba sentado. Igualmente debía pesar muchas toneladas y su presencia inducía todo tipo de sensación excepto tranquilidad…


–¿Akuma no Mi?

–Saru Saru no Mi: Modelo Orangután*5...– el efecto del alcohol todavía no desaparecía

–No creo que eso influya mucho– decía estirando sus brazos para el combate

–Tú mismo… lo puedes comprobar...


Se notaba en el aire, la batalla estaba a punto de comenzar. Aiden el misterioso Gyojin, vs Iskandar el misterioso simio...

TO BE CONTINUED





¹: Derechazo
²: Modo Tiburón/ Camino del Tiburón: Guerrero azul
³: Lluvia de golpes
⁴: El rojo (javanés)
*5: Fruta Mono Mono: Modelo Orangután
Última edición por Kuroashi o el Vie Jun 15, 2018 4:54 pm, editado 2 veces en total.
Uwu

Avatar de Usuario
Kuroashi o
Cabo
Cabo
Mensajes: 446
Registrado: Mié Ago 24, 2016 11:01 am
Ubicación: Wano
Edad: 16
Sexo: Masculino

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor Kuroashi o » Lun Jun 04, 2018 6:05 pm

Aclaro (aunque dudo siquiera que alguien aparte de iNeru lo haya leído todavía) que de momento la periocidad del fanfic será cada 5 días. En otras palabras, dado que subí cap el día 2, el próximo lo subiré el día 7, es decir, el jueves de esta semana.

Intentaré mantener la periocidad, subiendo lo antes posible el capítulo correspondiente si no pudiera el día que tocaba y avisaré si cambia
Uwu

Avatar de Usuario
Kuroashi o
Cabo
Cabo
Mensajes: 446
Registrado: Mié Ago 24, 2016 11:01 am
Ubicación: Wano
Edad: 16
Sexo: Masculino

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor Kuroashi o » Sab Jun 09, 2018 5:40 pm

Capítulo 6: Aiden vs Iskandar
Spoiler: Mostrar
–¡¡¡HHHAAAAAAA!!!


El guerrero azul recubrió su puño en agua y avanzó a toda velocidad hacia su enemigo


–¡¡Karate Gyojin: Wall Breaker!!¹


Una persona común hubiera muerto ante tal ataque… A Iskandar le dieron espasmos en la barriga…


–¿Eso es todo?

–Hhggrrr… ¡¡Karate Gyojin: Breakwater!!²


El golpe frontal fue en esta ocasión contra sus dientes, provocando la rotura de uno con caries y el resquebrajamiento de otro.


–Joder, qué asco de dientes…

–Eres tú el que ha querido golpearlos. Yo he puesto esperanzas en tí y me estás decepcionando. Aunque bueno, fijándonos en aquel vejestorio… Ahora vas a saber lo que es un verdadero pirata…


El capitán elevó su mano un par de metros…


–Crush the Dwarf³...


La dichosa mano cayó con mucha fuerza, velocidad y presión, aunque afortunadamente pudo ser esquivada. La onda de choque que produjo fue... sencillamente impresionante...
Sing Abang se apoyó con sus codos e intentó levantarse como pudo, sin pisar el tremendo boquete que había dejado en el suelo


–¿Comprendes ahora la diferencia entre tú y yo?

–Como si me fuera a rendir por sólo eso


Cuando dijo eso, se le encendió una chispa imaginativa a Iskandar. Agarró fuertemente una casa por sus paredes y la arrancó de sus cimientos.
Expresando cansancio la lanzó con relativa dificultad


–¡¡Karate Gyojin: Swordfish Slice!!⁴


En este ataque, pudo partir la casa por la mitad… más o menos… salió de los escombros y se quedó mirándolo.

El gigante intentó aplastarle a base de manotazos, pero no lograba nada ya que le evadía. Por cada ataque que Aiden esquivaba, diversas porciones de la plaza eran brutalmente destruidas y hundidas. 14 veces fueron las que sus peludas y simiescas manos estuvieron a punto de aplastar al peliazul hasta que finalmente ocurrió. Le restregó un poco por las losas del suelo y le levantó en el aire. Parecía haber acabado, pero sólo era el principio. Le agarró con fuerza y le golpeó contundente y constantemente contra el piso, seis veces, hasta que se cansó y decidió lanzarle contra el tejado de una casa.

Se puso de pie de nuevo, en dicho lugar, muy ensangrentado y herido… El orangután era mucho más fuerte de lo que parecía…


– sonrió muy optimista– No pienso darte el placer de saborear la victoria… –¡¡Karate Gyojin: Depth’s Darts!! *5


Lanzó rápidamente bolas de agua que por el camino se deformaron en dardos que no lograron más que heridas superficiales en el hombro derecho de su rival.

En reacción fue a atacar, rebanó el tejado ya que Aiden había saltado previamente al suelo. Suelo que en un instante Iskandar ya estaba aplastando de nuevo.


–¡¡¡Aaaaaaaaaahhh!!!


Apretó con fuerza al pobre joven que gritaba de dolor al sentir como su caja torácica y extremidades se comprimían como globos al límite del estallido.
Le soltó y mientras intentaba respirar, el carcamal le dio una bofetada que hubiera sido capaz de destruir una casa sin ningún problema.

Aiden, humillado, intentaba levantarse, pero aquel dichoso no paró de herir su ya lastimado y dolorido cuerpo hasta el límite.


__________________________________


En la costa, todos los subordinados del pirata estaban atados y juntos en un rincón, mientras la mayoría de la gente estaba quieta.

De una puerta salieron corriendo todo lo rápido que pudieron aquellas tres personas que Iskandar había secuestrado y encadenado. Sus cuerpos estaban cubiertos por heridas, costras y sangre seca, sin embargo sus caras rebosaban de alegría y lágrimas. No sabían a donde ir o donde estaban, pero lo importante era que ya estaban libres.
De dentro salió el tabernero, que como siempre se las daba de líder autoproclamado…


–Es totalmente despreciable que ese imbécil tuviera cautivos a esta pobre gente...– señalaba un cliente del Pride’s Peak

–Deberíais preocuparos mucho más por otra cosa– les dijo uno de los criminales– ¿acaso no os dais cuenta de que cuando el capitán vuelva, os va a matar a todos?

– Iwao dio una calada a un puro que le había robado al maldito– Vuestro capitán no va a volver a este barco

–¿Y por qué no?

–Ese chico… le va a derrotar…– recordó la sonrisa de Aoki– Estoy completamente seguro


__________________________________


Luego de 15 minutos de apabullante tortura, el chico ya no pudo levantarse. Por mucho empeño que le pusiera, había algo que le impedía lograrlo.


– tosió sangre y musitó– ¿será éste mi fin?¿qué será entonces de su sueño?...


Inmediatamente le vino a la cabeza una escena en la que una persona le decía a otra más pequeña:


–No… nunca te rindas. Yo lo hice, pero ahora me doy cuenta de que es porque tú tenías que heredarlo…


La imagen se borró de su cabeza y decidido, miró con todo el orgullo posible


–No puedo… no puedo fallarle ahora…


Las palabras se las llevaba el viento… O eso parecía… reunió el suficiente esfuerzo como para apoyar su brazo y así poder levantarse… pero el viejo le rompió finalmente ese miembro de un golpe.


–¡¡¡Aaaaaaahhh!!!


–Esto es lo que te pasa por meterte en lo que no debes. Yo no juego a los piratas… yo... ¡¡soy un pirata!!


Iskandar ya no podía aguantar más la cara de Aiden así que preparó su mano para aplastarle fatalmente.

Poco antes de que le llegara, recordó una historia. Una historia muy importante para él…


__________________________________


4 DE ENERO DE 1613, TSUNENI MIDORIRO


El día había amanecido hermoso, sobretodo en aquella isla. El Pride’s Peak había abierto como todos los días y dentro estaban sus clientes habituales. Lo cierto es que ya llevaba casi veinte años abierta la taberna, pero se mantenía igual.

Había entrado por la puerta una personita que desentonaba completamente con el ambiente. Era un niño… un niño de unos ocho años bastante pequeñito. Tenía piel muy clara y su pelo azul era muy largo, hasta el omóplato. Vestía harapos y no estaba en muy buenas condiciones físicas.

Le costó Dios sabe cuanto subirse a un taburete


–Hola, ¿podría ponerme un zumo?

–Niño…– le comentó un Iwao rejuvenecido– éste no es un lugar adecuado para niños. Hay peleas, alcohol, palabras fuertes,...

–He vivido siempre con eso. Siempre había a mi alrededor cosas así

–Ya, pero…

–Déjalo Iwi Chan, ya le pago yo el zumo


Quien había dicho eso fue un consumidor del bar desde su misma apertura. Era un hombre ya mayor, de 83 años, que medía unos 203 centímetros. Era fuerte, no le quedaba nada de pelo, unas cuantas manchas rojas estaban presentes en su cabeza y llevaba gafas. Vestía pantalones cortos, amarillos, y una camisa roja clara abierta al cuello, además de unas chanclas.


–Que no me llames Iwi Chan… llevo 25 años diciéndotelo...– le dijo Iwao

–¿Y he dejado de hacerlo en algún momento?

–Gracias señor

–¿Mmh? De nada niño, bueno, adiós

–¡espere!– le gritó cuando estaba el viejo a punto de salir por la puerta– ¿como se llama?

–Puedes llamarme Ishmael


Salió de la puerta dejando un poco intrigado al niño, que no sabía cómo reaccionar. Aquella persona, que no le conocía de nada, había hecho algo bueno por él… jamás había sentido algo así…


TO BE CONTINUED...












¹: Rompemuros
²: Rompeolas
³: Aplastar al enano
⁴: Rebanada de pez espada
*5: Dardos de las Profundidades
Uwu

Avatar de Usuario
Kuroashi o
Cabo
Cabo
Mensajes: 446
Registrado: Mié Ago 24, 2016 11:01 am
Ubicación: Wano
Edad: 16
Sexo: Masculino

Re: One Piece: Edge of Time

Mensajepor Kuroashi o » Vie Jun 15, 2018 4:52 pm

Capítulo 7: Tiburón

Spoiler: Mostrar
El viento movía las hojas cuidadosamente mientras Ishmael caminaba por la colina hacia su casa. Escuchó un ruido así que se dio la vuelta y vio como un arbusto se movía y se detuvo bruscamente.
Siguió caminando y se repitió la situación, por lo que siguió hasta la casa y ya entonces levantó la planta.
El niño estaba colgando de las raíces…


–Vuélvete a tu casa.

–No puedo

–Pues en mi casa no te vas a quedar

–¿Y por qué no?

–Pues porque no, no me contradigas.

–¿Por qué?

–Porque no eres un familiar mío

–Aún así…

–¿Pero qué te ha dado conmigo niño? ¡Vete a la porra!– dijo dando un portazo


El niño se quedó pensativo, aquel viejo se enfadó con él… pero no se dio por vencido. El niño resistió por horas allí, tanto el frío, como el viento, como las miradas distantes de Ishmael a través de la ventana…


__________________________________


–¡Qué te vayas!


El adulto ya se cansó por lo que salió con una escoba para asustarle, y lo logró. El pobre niño salió corriendo colina abajo, dándole una pequeña sensación de bienestar al señor, que se metió de nuevo en su casa…
Aunque 3 minutos después, el niño volvió…


__________________________________


–¡Abandona mi jardín ahora mismo!

–¡A cuatro hierbajos y un árbol no se le puede llamar jardín!

–¡Vete!

–¡No pienso hacerlo! ¡Me mantendré aquí toda la noche si es necesario!


Valientes palabras las del chiquillo, de las que se arrepentiría luego…


__________________________________


Ya era de noche y el pequeño seguía en su posición, cobijado en plena hierba, sin nada que le protegiera del frío. No era capaz de dormir con tal sensación, siendo que su cuerpo estaba tiritando y helado.
Ishmael se acercó a la ventana y vio al niño, que lloraba despavorido cubierto por el solitario mar estrellado. El peliazul era incapaz de llevar la situación, o al menos en eso pensaba hasta que misteriosamente cayó una manta sobre su cuerpo. No vio a nadie pero no le costó comprender quien se la había dado.
Se abrió la puerta…


–Puedes pasar si quieres

–Gracias


__________________________________


El niño se sentó cerca de la chimenea, con su manta.


–Pero Jiji yo no sé nada de tí

–Bueno–se sentó en un sillón anticuado– me llamo Ishmael, soy natal de esta ciudad, tengo 83 años, soy pescador y te estoy ofreciendo un techo gratis así que no me llames Jiji

–Pero es que lo eres

–¿Y tú cómo te llamas?

–Una monja me adjudicó el nombre de “Aiden”

–Como el Santo pacífico que luchó contra el racismo y las desigualdades sociales...


Fueron unos 5 minutos de angustioso silencio durante los cuales ambos no sabían qué decir


–Bien...– intentó Ishmael reanudar la conversación– Antes has dicho que no podías volver a tu casa, ¿por qué?

–Porque no tengo. Toda mi vida la he pasado de orfanato en orfanato

–¿Qué fue de tus padres?

–No lo sé, yo nunca les conocí

–Hay padres muy malos, ya no sé para qué tiene hijos la juventud

–Si por lo menos supiera algo de ellos, podría pensar bien o mal, pero así tan sólo tengo la duda y no puedo resolverla.
Lo único que recuerdo, es una escena en la que mi madre me sonreía cuando apenas era un bebé

–¿Recuerdas eso? Vaya ¿no recuerdas nada más de ellos?

–No, aunque mamá era muy bella, seguro que ni ella ni papá eran malas personas.

–Es bueno pensar así

–Aunque yo pienso que no los voy a volver a ver, tal vez estén muertos...

–¿Por qué dices eso?

–No sé, esas cosas tan sólo se sienten. Es muy complicado de explicar, pero rezo todas las noches por ellos como me enseñaron en los orfanatos

–Por lo menos vivías feliz allí, ¿no?

– cabizbajo respondió– No, he estado en los orfanatos de muchos pueblos de toda la isla, pero todos me trataban igual. Ninguna monja ni trabajadora me hacía caso, la gente de los pueblos me rechazaba y todos los demás niños se metían conmigo. Se reían de mí y me pegaban

–¿Pero por qué te hacían eso? ¿y por qué no te defendias?


El niño, tímido, se levantó y al principio dudó, pero se quitó algunos trozos de sus harapos. Se esforzó mucho y logró sacar del interior de su cuerpo cosas extrañas. En los brazos y la espalda le salieron algunas pequeñas aletas, le surgieron branquias en el hombro, etc. En definitiva, mostró su verdadera faceta. Él no era humano, él era un híbrido entre humano y Gyojin…


–A veces no es fácil defenderte cuando te agreden por ser como eres…– mientras decía eso, sufría por dentro y lo expresaba por sus ojos


El anciano asintió, no sabía cómo reaccionar así que miró detenidamente y pronunció:


–Las personas somos diferentes, no veo el problema

–¿De verdad?– dijo secándose las lágrimas

–Claro, pero respóndeme a una cosa: ¿Por qué insistes en estar conmigo?

–Porque tú has sido amable

–¿A qué te refieres?

–A lo largo de toda mi vida he sido maltratado psicológica y físicamente por los demás. Nunca nadie me ha querido. Pero esta mañana… Sé que suena ridículo, pero el que me hayas regalado ese zumo, es lo más bonito que me han hecho nunca– por un primer momento, el pequeñajo sonrió profundamente

–… Gracias, supongo… Vete a dormir al sillón, mañana ya veremos a ver qué hacemos


__________________________________


Aiden abrió los ojos por un momento y se fijó en que Ismael iba a salir de casa con una caja…


–¿A dónde vas?

–Me voy a trabajar, te dije que soy pescador

–¿Puedo ir contigo?

–Ehh… claro


__________________________________


No había pasado demasiado tiempo, ambos se encontraban sobre un barco, ya en medio del mar, relativamente grande sentados junto a la caja.
El viejo la abrió y sacó de dentro una caña de pescar plegable además de cebo.


–¿Vas a pescar con eso?– le preguntó preguntó Aiden incrédulo

–Oye que esta caña no es ninguna tontería. Está hecha con madera de gran calidad e hilos fuertes y resistentes, lo que le da seguridad, fuerza, versatilidad,... ¡¡No te duermas!!

–¿eh? ¿qué? Es que hablar de esa caña es un poco aburrido


Ató el cebo, lanzó la caña y estuvieron callados y pacientes por unos 15 interminables minutos…


–En esta zona, no hay peces– se quejó el pequeño

–Sí que hay

–¿Pero qué tipo de pez estamos buscando?

–Tiburones…

–¿Ti-tiburones? ¿con esa caña? ¿con este barco? ¿¡En esta zona!?

–Claro, yo siempre me he dedicado a la pesca y venta de tiburones, igual que toda mi familia. Es un oficio que se ha pasado de generación en generación... pero– miró profundamente al mar– en los últimos años, está escaseando bastante la población marina en general en los alrededores de esta isla

–¿Por qué?

–No lo sé… igual es por la contaminación que las plantas se mueren y en consecuencia los peces pequeños emigran, los peces grandes emigran, y los tiburones también.

–¿Sueles capturar muchos?

–Teniendo el cuenta el precio que tienen en el East Blue dada su escasez… capturo dos o tres al mes

–¿¡Dos o tres!?

–Sí, con eso me da para sobrevivir y ahorrar un poco. Nunca sabes cuando puede surgir un imprevisto

–¿Y cuánto vamos a tener que esperar?– pronunció más calmado

–No lo sé, este es un oficio de paciencia. A veces no sabes si podrás capturar, tan sólo hay que tener fé

–¿En serio te funciona ese método?

–Me ha funcionado durante unos 60 años así que no voy a deshacerme de él ahora.

–miró pensativo– ahora entiendo por qué el cebo era ese trozo de carne fresca…

–¿Pero a qué pez crees que le cabría eso en la boca si no?


Aiden prefirió mantenerse en silencio durante un rato, otro aburrido e infinito rato durante el cual, aquel anciano parecía una estatua. Se acabó fijando en que el niño movía la boca como si estuviera hablando y sin ningún pavor le preguntó:


–¿Qué haces?

–Estoy hablando con un pez

–¿¡Qué!?

–Claro, no soy un Gyojin al 100%, pero igualmente sé hablar con animales marinos

–¿Y podrías decirle a ese pez de atraer a un tiburón?

–No quiere, le dan miedo. Es más, está buscando a su papá

–Pues dile que tenemos muchas algas

–Dice que acepta


No tuvieron que esperar más que 5 minutos para que llegara el pescado. Se sintieron desilusionados ya que parecía estar sólo…


–¡¡Corre, corre, corre!!– gritó desesperado el medio pez

–¿A quién le estás hablando?

–¡A Memo, que le persigue un tiburón!

–¡Ya está aquí!¡Acércate un poco más Memo!


El pez saltó rápido por encima del cebo, sabía qué era, sabía para qué era, pero sobretodo, sabía para quién era… después de él apareció un tiburón que intentó escapar, pero Ishmael no se lo iba a poner tan fácil.

Hizo fuerza y por un momento demostró su superioridad física acercándolo lentamente…

–¡Vamos Jiji!

–Que… no… me… llames… ¡¡Jiji!!


Con una fuerza sobrehumana, el viejo levantó en el aire al tiburón boca arriba y soltó la caña. Le cortó el cerebro a mano desnuda.


–Muy bien… ¡¡Muy bien!! – exclamó el anciano

–Es muy grande…

–¿Grande? Es un tiburón toro de 345 centímetros, 150 kilos, piel de color azul Navy y café oscuro, con doble fila de 30 dientes triangulares de 8 centímetros, una fuerza aproximadamente en su mandíbula de 610 kilogramos y doble aleta dorsal
Soy un experto… ¡¡Qué no te duermas!!

–¿eh? Ah, sí

–No pareces muy contento

–Por curiosidad, tú que eres un experto en peces. ¿Qué pez soy como Gyojin?

–¿No lo sabes? Hhmm… no sé, la verdad. Todos los Gyojin se parecen de una manera u otra a alguna especie animal marina, pero cuando te vi ayer no supe identificarte… quizá más adelante sepa. Muchos peces tardan años en madurar, no veo porque en los tritones no podría darse el caso

–Igual influye mi edad...

–¡Es igual! ¡Qué bien, vienes un sólo día conmigo y en menos de 20 minutos ya tenemos una captura!– dijo abrazando a Aiden

–¡Gracias!


TO BE CONTINUED...
Uwu


Volver a “Rincón creativo”

¿Quién está online?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados